Ajustes en el Bapro

Intentan una reducción de la burocracia
(0)
18 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Entre las distintas áreas del Estado en las que el gobierno bonaerense estudia aplicar recortes figura el Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro).

Así lo aseguraron a LA NACION altas fuentes de la administración conducida por Carlos Ruckauf, que catalogaron al Bapro como "un elefante burocrático al que hay que hacer adelgazar".

El propósito de ajustar al banco estatal -que fue confirmado también desde la Legislatura bonaerense- apunta especialmente al sector jerárquico de la entidad: las numerosas gerencias, direcciones y jefaturas y hasta el propio directorio.

Además, se intentará reformar el régimen jubilatorio especial que posee el personal del banco, que, pese a estar sostenido por un importante descuento de alrededor del 18 por ciento efectuado a los más de 13.000 activos, generaría un déficit difícil de cubrir.

Las autoridades del Bapro negaron ayer conocer posibles ajustes y argumentaron que en los últimos dos años se redujo más de un 10 por ciento de los 815 millones presupuestados.

Un conflicto en ciernes

"No sabemos qué más quieren achicar en un contexto de sobrecarga de trabajo por la bancarización masiva", dijo un miembro del directorio.

El funcionario subrayó los esfuerzos ya realizados en "la reestructuración de gerencias, reubicación de personal y limitación de celulares y otros gastos que, sin embargo, no afectaron la operatividad de la institución".

Las versiones pusieron en pie de guerra a los empleados del Bapro, representados por la Asociación Bancaria, que ayer se declaró en estado de alerta y advirtió la "decisión de movilizarnos en el sentido que sea necesario", lo que, según el secretario general de la filial platense del gremio, Salvador Villano, podría derivar en la adopción de medidas de fuerza que paralicen la entidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.