El análisis. Al cajón de las causas perdidas