Al Gobierno le disgustó el discurso, pero celebró una victoria en el frente judicial