Herencia. Al menos la mitad de los despedidos del Estado no cumplía ninguna función