Detrás del discurso. Al vicepresidente no le cierran los números