Alarma y repudio por los ataques a la prensa

Legisladores y empresarios cuestionaron los "escraches"
Laura Capriata
(0)
23 de abril de 2010  

La oposición se unificó ayer para repudiar los ataques sufridos por periodistas en los últimos días, y algunos de sus miembros acusaron al Gobierno de avalar o directamente de motorizar las agresiones a la prensa.

Legisladores y dirigentes de todos los sectores, incluso del oficialismo, criticaron los afiches anónimos aparecidos la última semana, en los que se cuestiona la independencia de quienes trabajan en medios del Grupo Clarín, y se mostraron alarmados por la convocatoria de las Madres de Plaza de Mayo a "enjuiciar" públicamente a periodistas el jueves próximo.

La Asociación Empresaria Argentina (AEA), que agrupa a las principales empresas del país, también expresó públicamente su rechazo a esos episodios. "Los hostigamientos y las agresiones recientes a periodistas de diversos medios de prensa de nuestro país constituyen hechos graves y preocupantes. Estas prácticas son inaceptables en una democracia, ya que lesionan la dignidad y libertad de las personas", señaló AEA en un comunicado que lleva la firma de su titular, Jaime Campos.

Al rechazo se sumó un conspicuo legislador kirchnerista: el presidente del bloque oficialista en el Senado, Miguel Pichetto, dijo que la "metodología del escrache es repudiable, son métodos que en el sistema democrático no sirven". Pichetto descartó la participación del Gobierno en la campaña de afiches, pero aceptó que pudiera ser obra de grupos afines. "Seguramente hay grupos que creen que ayudan al Gobierno de esta manera", sostuvo.

Los afiches mostraban fotos con nombre y apellido de doce reconocidos periodistas que trabajan en distintos medios del Grupo Clarín, bajo la leyenda: "¿Se puede ser periodistas independientes y servir a la dueña de un multimedio que está acusado de apropiación de hijos de desaparecidos?", en referencia a la acusación que algunas organizaciones de derechos humanos hacen a Ernestina Herrera de Noble.

Por la noche, también el vicepresidente Julio Cobos se expresó contra las agresiones y sostuvo que el Estado es el responsable de velar por la libertad de expresión. "Todo acto de censura o de presión contra la prensa, provenga de quien provenga, constituye una violación a un derecho fundamental y esto no puede tener cabida en un país democrático" sostuvo en un comunicado.

"La libertad de expresión compone uno de los pilares fundamentales de la democracia y es el Estado quien debe velar por ella y garantizarla", escribió Cobos.

Más temprano, diputados de toda la oposición, en una conferencia de prensa, habían responsabilizado al Gobierno por lo sucedido. También se mostraron alarmados por la convocatoria que Hebe de Bonafini (titular de Madres de Plaza de Mayo) organiza para el próximo jueves a Plaza de Mayo, para "escrachar" a periodistas a los que acusa de colaborar con la dictadura.

"El Gobierno es el autor de la persecución a la prensa y debe cesar sus acciones de intimidación a quienes no piensen como ellos", enfatizó el jefe del bloque de la UCR, Oscar Aguad. Su par Felipe Solá (Peronismo Federal) dijo que "desde el retorno de la democracia, nunca hubo una actitud de intimidación y «escrache» fascista semejante", y consideró que la escalada "es grave".

"Están poniendo en peligro la convivencia en paz", se sumó el presidente de la bancada de Pro, Federico Pinedo.

Pero el rechazo opositor no se quedó en palabras, y hubo una andanada de iniciativas sobre el tema.

Los diputados Ricardo Alfonsín (UCR-Buenos Aires) y Patricia Bullrich (Coalición Cívica-Capital) presentaron dos proyectos pidiendo que la Cámara baja declare su repudio a las intimidaciones. En tanto, Silvana Giudici (UCR-Capital), presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión de Diputados, iniciará una denuncia ante la auditoría de la OEA.

En el Senado también expresaron su repudio los senadores María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica-Capital) y Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal-Capital), y el socialismo y varios partidos provinciales hicieron lo mismo.

"Amenazar a los periodistas es amenazar a la democracia", se sumó la UCR, en un comunicado firmado por su presidente, Ernesto Sanz. Allí critica "el oprobioso «escrache» [a los periodistas de Clarín ] y el remedo de un increíble juicio popular" convocado por Bonafini.

Fuera del ámbito político, la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA) denunció "avances sobre libertades esenciales del sistema democrático" y habló de "conductas, impunes, cuando no alentadas", que conducen a la "descalificación de medios y periodistas".

EL RECHAZO

"No se puede tener este tipo de actitudes intimidatorias con nadie, deben ser duramente condenadas"

JULIO COBOS

Vicepresidente de la Nación

"Estas prácticas son inaceptables en una democracia, ya que lesionan la dignidad y la libertad de las personas"

JAIME CAMPOS

Pte. Asoc. Empresaria Argentina

"Nadie comparte esta metodología. A nadie le gusta que lo pongan en un cartel, más allá de las lógicas tensiones"

MIGUEL PICHETTO

Presidente bloque FPV Senado

"Desde el retorno de la democracia, nunca hubo una actitud de intimidación y «escrache» fascista semejante"

FELIPE SOLA

Diputado Peronismo Federal

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.