Alberto Fernández cuestionó una nota de LA NACION: "Dejensé de embromar con la historia de los demonios de La Cámpora"

Alberto Fernández, tras la audiencia con el presidente del gobierno español
Alberto Fernández, tras la audiencia con el presidente del gobierno español Fuente: Archivo - Crédito: Facundo Pechervsky / LA NACION
(0)
7 de septiembre de 2019  • 15:28

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, pidió hoy que se "dejen de embromar" con la "historia de los demonios de La Cámpora", y aseveró que sus dirigentes son "gente que, como todos los argentinos, quieren vivir en un país mejor".

"Hoy leía una nota en (el diario) LA NACION sobre los peligros de Alberto con La Cámpora. Esta historia de los demonios de La Cámpora. Déjense de embromar. Es gente que, como todos los argentinos, quieren vivir en un mejor país, es solamente eso", dijo Fernández esta mañana en diálogo con radio 10 desde España, donde mantuvo en la semana distintas reuniones.

Dijo que la nota hablaba de que el día que el empresario y dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín, fue a las oficinas de Fernández, en el barrio de San Telmo, se encontró con el dirigente de La Cámpora Eduardo 'Wado' de Pedro.

"Justamente Galperín vino porque es amigo de Wado. Así se generan climas y se le hace mucho daño a la Argentina. Tenemos que terminar con esta Argentina que miente", sostuvo el postulante del Frente de Todos.

Qué decía la nota de LA NACION

En la columna publicada hoy por Francisco Olivera, el periodista describió:

El día en que, para sorpresa del Gobierno, al que venía de respaldar públicamente, el empresario Marcos Galperin entró en las oficinas que Alberto Fernández tiene en la calle México, se encontró con lo que podría ser un anticipo del futuro: además del candidato del Frente de Todos lo esperaba el camporista Eduardo de Pedro. Galperin, dueño de Mercado Libre, valoraba tanto la continuidad de Macri que llegó a ofrecerse como fiscal electoral del oficialismo en La Matanza. El 8 de agosto, tres días antes de las primarias, había publicado una foto del Presidente que decía "Yo lo voto" y explicaba los motivos: "Porque quiero que mis hijos vivan en una república democrática, con una Justicia independiente, con libertad de prensa y de opiniones, con libertades individuales y mirando hacia el futuro". A la semana siguiente, cuatro días después de conocerse el resultado, se reunió con Fernández. En la compañía quedó una sensación ambivalente: la charla, de tono amable, no impidió volver a constatar el peso que La Cámpora tiene en ese espacio.

Dicen que el encuentro fue franco. Que Galperin admitió haber apoyado a Macri y que el exjefe de Gabinete hizo varias preguntas sobre la situación de Mercado Libre. Hablaron, por ejemplo, de las dificultades que tiene con Hugo Moyano por el encuadramiento sindical. Los visitantes de la calle México dudan todavía de la oportunidad y el lugar de ese acercamiento. Acaso por la escasa discreción con que se hizo: al salir, a Galperin lo esperaban las cámaras de TV. El trato de De Pedro, correcto pero serio, tampoco ayudó a disipar antiguos fantasmas.

Es cierto que los camporistas suelen ser fríos en el mano a mano. En el PJ se quejan de ese modo que, suponen, esta corriente del kirchnerismo ha adquirido de "los pingüinos", como llaman a la familia de la expresidenta. Contestar un mensaje de WhatsApp puede llevarles varias horas. Rasgos comunes en realidad a líderes con funciones ejecutivas de cualquier ámbito, público o privado, político o empresarial, donde a veces hay que hacer esfuerzos para no perder el registro del otro.

Galperin vio ahí, en vivo y en directo, la convivencia de la que está pendiente todo el establishment económico. La incógnita sobre cómo se resolverá esa relación entre dos facciones que se unieron para ganar las primarias fue el origen de las corridas cambiarias de estos días y divide todavía a empresarios que votaron mayoritariamente a Macri o a Lavagna, pero que, una vez conocidos los resultados, se han dedicado a exaltar las virtudes que le reconocen desde hace tiempo a Fernández. ¿Qué Alberto los espera después de octubre? ¿Habrá que creerles a los peronistas que afirman que el ejercicio y el afán de poder terminarán de alinear al partido, a los gobernadores y a La Cámpora en un horizonte común? Los hombres de negocios más optimistas están seguros de que sí. Destacan, entre las ventajas, que cualquier dirigente justicialista tendría más posibilidades que Macri de desindexar la economía, es decir, retrasar los aumentos salariales para que el país no siga perdiendo competitividad.

La frase de las petroleras

Fernández también aclaró hoy su frase sobre las multinacionales y el petroleo, que pronunció en la conferencia que ofreció en el Parlamento español y que despertó polémica en el país.

"Yo estaba hablando de la importancia del desarrollo científico y tecnológico, y que lamentaba que Mauricio Macri hubiera desmantelado eso. Dije que lo importante para una petrolera era desarrollar tecnología, si no termina dependiendo de las multinacionales, pero eso no va en desmedro de las multinacionales", aclaró, y dijo que esas declaraciones "se convirtieron en una noticia seccionada por error o malamente diciendo que yo estaba en contra de las multinacionales del petróleo".

El balance del viaje a Europa

A modo de balance del viaje que realizó esta semana a España y Portugal (que incluyó reuniones con el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez; el primer ministro de Portugal, el socialista Antonio Costa, y empresarios) Fernández dijo que fueron encuentros "muy productivos" en los que se llevó "el apoyo y el deseo de trabajar juntos".

"He advertido que todos son muy conscientes del estado de la economía argentina y lo único que percibí es el deseo de trabajar juntos para sacar a la Argentina del problema. Se dan cuenta que en nosotros puede haber una solución, no una profundización de la crisis. Advierten que eso fue una falacia", indicó Fernández.

"Terminé llevándome una mirada de la política europea y de integración, hablamos de cómo profundizar los lazos entre la Unión Europea y el Mercosur. Ellos saben de mi locura de integrar, qué obsesión tuve siempre" con ese tema, sostuvo.

El candidato presidencial destacó especialmente el caso de Portugal: "El mérito de Costa fue que cuando le exigieron más ajuste él dijo que no, que había que activar el consumo y poner dinero en el bolsillo de los trabajadores y los jubilados. Así lo hicieron, y cuando lo escuchaba estaba reviviendo lo que hicimos en 2003 con Néstor Kirchner", indicó, junto a la decisión de "ser estrictos con las cuentas fiscales, como lo era Néstor con su cuadernito".

"Lo de Portugal es una forma de concebir la economía, que no solo exige ajuste y ajuste, y mande a la condena y marginalidad a millones y permita la concentración de la riqueza en unos pocos. No es una mirada retrógrada, es una forma de concebir el desarrollo social en esta economía globalizada", añadió.

Con información de la Agencia Télam

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.