Alertan sobre el creciente poder que comienza a lograr Moyano

Analistas y abogados piensan que afectaría la imagen oficial Meguira dijo: "El Gobierno le dio al líder camionero más espacio del que debiera" Según Fraga, "cualquier acuerdo sería sólo un paréntesis hacia otra situación conflictiva"
Jaime Rosemberg
(0)
27 de febrero de 2004  

El sindicalista y jefe del gremio de camioneros, Hugo Moyano, está jugando fuerte en su conflicto con la empresa Carrefour y con el sindicato de empleados de comercio que conduce Armando Cavalieri. Pero su apuesta puede terminar mal y hasta afectar la imagen de un gobierno que debería hacer más para detener su embestida.

Estas fueron las principales conclusiones de varios analistas y abogados laboralistas, tras haber sido consultados por LA NACION, horas después del levantamiento del bloqueo a centros de distribución de la multinacional francesa en el Gran Buenos Aires.

"Los sindicatos deben replantear la forma en que se articulan para dar cuenta de una nueva situación en el mundo laboral", estimó el sociólogo Julio Godio, para quien las empresas también deberían ayudar a que la cooperación intersindical se acelere.

Sobre la actitud de los manifestantes y la amenaza de futuros bloqueos, Godio afirmó: "No es posible resolver por métodos violentos diferencias que están planteadas en la Justicia, que todavía no resolvió".

"Hasta el momento, Moyano ha ganado espacio político y poder sindical", afirmó el director del Centro Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, para quien el gremio camionero se ha convertido en el sector más conflictivo y con mayor poder de movilización, que controla la calle como lo hacen los piqueteros.

Según Fraga, "la empresa no puede evitar este conflicto, y cualquier acuerdo sería sólo un paréntesis hacia otra situación conflictiva", por lo que el Estado, siguió, debe ser más árbitro que observador en el conflicto planteado entre los sindicatos y las empresas.

"Se trata de un típico caso de prepotencia sindical, una lucha propia de "Titanes en el ring" con final incierto", evaluó un experimentado abogado laboralista que prefirió no ser identificado.

Sin consulta

"Si hubiera libertad sindical, los trabajadores serían los primeros consultados en este asunto", opinó Horacio Meguira, director del departamento jurídico de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), para quien "los mismos que defienden el modelo sindical [por los sindicalistas tradicionales] son los que lo han deformado".

Meguira interpretó la actitud del sindicato de camioneros como "una muestra de poder". "Si dominan las fronteras, la recolección de basura, la logística de los supermercados, están dando un mensaje: paralizamos el país cuando queremos."

Meguira aplaudió la actitud del Gobierno en este caso, ya que, según estimó, "este conflicto se debió resolver en el comité arbitral de la CGT y en el Ministerio de Trabajo, y no pasarle la pelota al Estado para que defina".

Prepotencia

¿El Gobierno puede salir indemne de este conflicto? "A Moyano le va a costar salir de este conflicto: se trata de una multinacional que se quejará muy fuerte ante el Gobierno", opinó un abogado laboralista.

Concluyó Fraga: "Hay un costo inevitable. La imagen de los camioneros cortando las entradas y salidas de los supermercados desalienta inversiones y perjudica al país ante el mundo".

Meguira afirmó: "A pesar de mostrarse equidistante entre las tres sindicales, el Gobierno le dio a Moyano un espacio mayor del que debiera". Y se mostró pesimista sobre el futuro. "Esto recién comienza", advirtió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.