Alfonsín alcanzó en París otra de sus metas