Alfonsín y Alvarez, tras una conducción unificada