Alicia Kirchner admitió el fuerte déficit provincial