Alto interés en la campaña electoral

Análisis de la carrera proselitista
(0)
6 de mayo de 2003  

La gente expresa gran interés por la campaña electoral, pero tiene dificultades para recordar alguna pieza publicitaria. A muchos les ayudó a cambiar su opinión sobre algún candidato e incluso a modificar el destinatario de su voto en la primera vuelta. Además, la mayoría de los votantes leyó encuestas preelectorales y casi la mitad de ellos reconoce que la difusión de esos números tuvo "bastante o mucha" influencia en su decisión frente a la urna.

Estas son algunas de las conclusiones que surgen de un sondeo de opinión realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano (Copub), sobre la base de 602 entrevistas en la vía pública (en distintos barrios de la Capital), realizadas durante la primera semana después de los comicios.

Al ser consultados sobre el grado de interés que despertó la campaña electoral, el 45 por ciento de los encuestados respondió "mucho" y el 32,3% dijo "algo". Sólo el 16,2% negó algún interés en la campaña.

Sin embargo, apenas el 29% de la gente pudo recordar fehacientemente algún spot, afiche, discurso u otra herramienta de campaña. Entre ellos, casi todas las respuestas remitían a mensajes difundidos por televisión (la única excepción, con el 4,7% de las respuestas, fueron los afiches con las "leyes de López Murphy").

El 42,3% de los consultados dijo que la campaña lo había ayudado "mucho" o "bastante" a formar su opinión sobre algún candidato. Sólo el 18,4% dijo que no influyó en su opinión sobre los postulantes. Más de la mitad señaló que la campaña le ayudó a formar una opinión favorable hacia López Murphy y un porcentaje similar dijo que formó una imagen negativa de Menem. El 37% reconoció que debido a la campaña cambió su voto.

Según el estudio -realizado por los investigadores Orlando D´Adamo, Virginia García Beaudoux y María Pastore-, la difusión de encuestas preelectorales puede tener gran influencia en un sector apreciable de la población. La mitad de los consultados reconoció haber leído sondeos, y entre éstos, el 50,4% dijo que las encuestas lo ayudaron a decidir bastante o mucho su voto. Sólo el 29,1% negó alguna influencia.

"La percepción de que hay ciertas opiniones mayoritarias puede ayudar a los indecisos a alinearse detrás de esa tendencia y sumarse a ella votando en ese mismo sentido", explicó García Beaudoux.

El sondeo halló también que la mayoría de la gente identificó a Menem como el candidato con mayor exposición. Sin embargo, esto sólo ayudó a crear una imagen desfavorable del ex presidente. "Menem se enfrenta a una paradoja frente al ballottage: necesita buscar más votos, pero la mayor exposición sólo parece traerle más inconvenientes", concluyó D´Adamo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.