Amenazan a otro protagonista clave del caso de la ex Ciccone

Es el ex funcionario de Economía que desaconsejó darle preferencias a la empresa; iba a declarar en la causa judicial
Hugo Alconada Mon
(0)
11 de mayo de 2014  

La frase del apriete difiere un poco, según la cuente un amigo u otro. Uno la recuerda así: "Tenga cuidado con lo va a decir, doctor". El segundo, más breve: "Mida sus palabras, doctor". Pero ambos coincidieron, por separado, en el mismo cuadro y mensaje final: el ex director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, José Guillermo Capdevila, fue abordado por dos hombres en la calle, uno mucho más alto que el otro, que lo amenazaron días antes de la fecha prevista para que declarara en la "causa Ciccone".

Capdevila se convirtió así en la cuarta persona que padeció amenazas en relación al expediente judicial en el que se investiga la relación entre el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou , y la ex Ciccone Calcográfica, la imprenta bajo el mando de Alejandro Paul Vandenbroele recibió un contrato para imprimir decenas de millones de billetes de 100 pesos.

LA NACION intentó contactar a Capdevila, pero por medio de un tercer amigo declinó confirmar si, en efecto, había sido amenazado en los días previos al jueves pasado, la fecha prevista para que testificara, por segunda vez, ante el juez federal Ariel Lijo.

Según reconstruyó LA NACION, sin embargo, Capdevila se presentó ante un escribano público y le relató su versión de lo ocurrido, aunque no reconoció a quienes lo intimidaron. En ese testimonio aportó constancias de lo que vivió -y de lo que sabe- y le permitió fijar una fecha cierta de cuándo lo amedrentaron.

El apriete, sin embargo, incluiría un segundo incidente con un automóvil sin patente, que se dedicó a seguir a un familiar de Capdevila durante varios kilómetros, a través de un trayecto que incluyó múltiples curvas y contramarchas.

En diciembre pasado, el yerno de Nicolás Ciccone también denunció que había sufrido amenazas. En su caso, provinieron del socio de Boudou , José María Núñez Carmona, "Nariga", quien le reclamó que no hablara con la prensa ni se presentara a declarar ante la Justicia. Si "tocaba" al vicepresidente, le dijo, le iba a "meter un tiro" a uno de sus hijos.

Reinwick también sobrellevó un incidente con un automóvil que lo siguió durante varias cuadras. Hasta que el yerno de Ciccone aceleró de manera inesperada en un semáforo y logró despegarse. Nunca supo si fue un simple intento de robo o algo más.

Un socio de Núñez Carmona en la agencia de publicidad WSM, Luis Scolari, en tanto, también denunció amenazas luego de que la Justicia lo citara a declarar por el presunto enriquecimiento ilícito del vicepresidente. Enfrentado con "Nariga" por US$ 500.000 en contratos de publicidad oficial, según Scolari le dijeron que se "callara la boca y que dejara esto en stand by, como estaba", según relató a la revista Noticias.

La cuarta persona amedrentada en relación con el "caso Ciccone" fue una de las enfermeras que cuidó durante sus últimos meses a uno de los fundadores de la imprenta, Héctor Ciccone.

Cuando trascendió que el empresario habría declarado ante un escribano para dejar constancia de sus reuniones con Boudou, la mujer fue abordada por dos hombres. Uno mucho más alto que el otro. Le dejaron saber que tenían datos sobre sus movimientos y su familia, la subieron a un auto, la tentaron con dinero, que rechazó, y luego le exigieron que les contara si Ciccone había dejado una declaración.

En el caso de Capdevila, un veterano funcionario del Ministerio de Economía, donde llegó a objetar en los '90 algunos proyectos demasiado beneficios para el por entonces poderosísimo Alfredo Yabrán -por lo cual también afrontó amenazas-, ahora evalúa otra decisión. Analiza viajar por un tiempo a Uruguay o a Estados Unidos para alejarse de las presiones locales.

Su testimonio ante Lijo resultará clave para definir el destino procesal de Boudou, que como ministro de Economía avaló con su firma en una nota que la Administración Federal de Ingresos Brutos (AFIP) le concediera un plan excepcional de pagos a la nueva Ciccone, que además solicitaba una quita multimillonaria.

La solicitud de la empresa generó un expediente en la AFIP que sumó un dictamen de Rafael Resnick Brenner, por entonces jefe de Gabinete de Asesores de Ricardo Echegaray, que a su vez le envió el material a Boudou con una nota en la que remarcó que la posición que adoptara sería "determinante" para que su organismo concediera o no el plan.

Ya en circulación dentro del Palacio de Hacienda, Capdevila le recordó a Boudou los límites legales. A lo largo de tres carillas, planteó que el ente tributario es autárquico y que no le correspondía al Ministerio "dar instrucción a la AFIP sobre el curso de acción que debe adoptar en relación con el pedido de acción efectuado por Ciccone".

Y que, como máximo, sólo podía recordársele a Echegaray cuál era la "política general" alentada desde Economía.

Así lo hizo Boudou cuando el expediente llegó a sus manos. Firmó la nota del 8 de noviembre de 2010, con la que le devolvió las actuaciones a Echegaray. Le indicó que, "sin mengua del interés fiscal (...) proceda a la sustanciación de la petición formulada por Ciccone Calcográfica de conformidad con las atribuciones que le son propias".

Esa nota se convirtió en la única de su tipo en la historia del Ministerio de Economía, según verificó la Justicia. Por eso el testimonio de Capdevila puede resultar tan sensible.

En la mira de la Justicia

Echegaray y Boudou, involucrados en el salvamento de la ex Ciccone

  • Como responsable de la AFIP y a pedido del vicepresidente Boudou, Echegaray le concedió un plan excepcional de pagos a la nueva Ciccone.
  • Boudou dijo que sólo firmó una nota a pedido de Echegaray; según dijo, para facilitar que la imprenta pagara sus impuestos y mantuviera las fuentes de trabajo.

Idas y vueltas de un expediente polémico

14/10/2010 Ciccone, ante la AFIP

Apenas levantada la quiebra comercial, Ciccone pide a la AFIP una moratoria que incluya quita de intereses, multas y honorarios

25/10/2010 Primer visto bueno

El jefe de asesores de la AFIP, Rafael Resnick Brenner, considera aceptable el pedido, pero sugiere consultar a Economía

25/10/2010 Necesaria intervención

La AFIP le envió a Boudou una nota en la que le planteó que resultaba "necesaria su intervención", la que definió como "determinante"

Noviembre de 2010 Alerta de Capdevila

Como responsable de Asuntos Jurídicos, José G. Capdevila alertó que Boudou no podía ni debía opinar sobre el pedido de la empresa

8/11/2010 El aval de Boudou

Pese a la recomendación de Capdevila, Boudou firmó una nota para que se proceda a la petición formulada por Ciccone

10/11/2010 Sí a la moratoria

Con la firma de Boudou, en ese entonces ministro de Economía, la AFIP avanza con el pedido de moratoria que le hizo la empresa

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.