América latina intenta tomar distancia de la crisis argentina

Hay temor por el impacto en la región y dudas ante la reacción de los mercados
(0)
24 de diciembre de 2001  

MONTEVIDEO.- El temor a que la crisis argentina impacte en América latina era imposible de disimular ayer, cuando varios gobiernos de la región intentaron tomar distancia del colapso financiero, mientras no pocos analistas evaluaban la posibilidad de que se repita un escenario similar en otros países del continente.

Si bien hasta ahora la mayoría de los países parece haberse mantenido a salvo de un contagio, el anuncio de una moratoria en el pago de la deuda externa argentina plantea interrogantes en torno de la reacción de los mercados y su eventual impacto en las economías emergentes, dudas y temores que también se vieron reflejados en la prensa, que dedicó gran espacio al tema.

El gobierno brasileño, con el presidente Fernando Henrique Cardoso a la cabeza, se ha empeñado en las últimas semanas en descartar cualquier tipo de comparación con su principal socio comercial en el Mercosur. "Brasil hoy tiene credibilidad. Eso cuenta", declaró Cardoso en una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo realizada el jueves y publicada ayer.

En tanto, el presidente venezolano, Hugo Chávez, atribuyó a una "sobredosis de neoliberalismo" la caída de Fernando de la Rúa y pidió a los venezolanos mirarse en el "doloroso" espejo de la Argentina antes de abogar por la liberalización económica.

Por su parte, el presidente de Uruguay, Jorge Batlle, consideró "sensatos" los anuncios del nuevo gobierno argentino, aunque sostuvo que aún es "prematuro" analizar las medidas. Además, anunció que el jueves viajará a Buenos Aires para expresar su apoyo a Adolfo Rodríguez Saá, y manifestó confianza en que el nuevo gobierno pueda lograr, mediante el "reconocimiento de la realidad", una reestructuración de la deuda.

En la plaza financiera, en tanto, existe un claro temor por un efecto contagio y en sólo dos días se produjo una devaluación del peso uruguayo del 5%. Pero aún cuando el peso argentino no se devalúe, se teme que los mercados de crédito se cierren a los países emergentes y que bajen los precios de los bonos uruguayos, que están altos y que son parte sustancial de los fondos previsionales.

Poca sorpresa en Chile

En tanto, el anuncio argentino no causó gran sorpresa en los círculos políticos y empresariales de Chile, y el propio presidente Ricardo Lagos había señalado con anterioridad que Argentina ya estaba en un virtual default. "Era una medida que se veía venir por la imposibilidad del gobierno argentino de cumplir sus compromisos tras la negativa del FMI de no conceder más recursos", dijo una fuente del oficialismo que pidió anonimato.

Lagos y su gobierno sostienen que Chile tiene el suficiente blindaje económico para superar los efectos de la crisis argentina, aunque reconocen que una devaluación, que diversos sectores daban por descontado, afectaría la economía chilena.

"A pesar de nuestra solidez, nos va a afectar", dijo el ex ministro demócrata cristiano y economista José Pablo Arellano, al tiempo que señaló que la creación de una tercera moneda podría ser una suerte de devaluación. Por lo tanto, subrayó, habría que tomar con cautela ese anuncio.

Mientras, analistas mexicanos opinaron que la moratoria decretada por la Argentina tendrá un impacto marginal en México -segunda economía latinoamericana-, y señalaron que el mayor efecto será una volatilidad temporal en la cotización del peso y el mercado accionario, y un ligero incremento en las tasas de interés.

En Colombia, el ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, puntualizó que "la crisis en una nación envenena a todo el vecindario, porque (el mercado) no sólo va a considerar a la Argentina como un país con problemas, sino a América latina como un continente en dificultades".

Analistas colombianos instaron al gobierno para que introduzca cambios a su política de endeudamiento para evitar que el país, con altos niveles de desempleo, caiga en una situación similar a la Argentina.

Sin embargo, el gobierno asegura estar tranquilo porque las medidas adoptadas hasta el momento "blindarán al país de un efecto negativo de la crisis gaucha".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.