Amplio respaldo a Kirchner en Diputados

Los legisladores del PJ harán público hoy su apoyo al presidente electo; comienzan a discutir la agenda tentativa de proyectos
Laura Serra
(0)
15 de mayo de 2003  

Indignados ante la renuncia de Carlos Menem a competir en la segunda vuelta electoral e inquietos por la debilidad de origen con que nacerá el nuevo gobierno, los diputados del justicialismo darán hoy un público respaldo al presidente electo, Néstor Kirchner, en una señal en la que reafirmarán también su voluntad de unificar el bloque y de trabajar en pos de las leyes por venir.

La cúpula de la bancada justicialista se reunirá hoy en un almuerzo con el presidente de la Cámara baja, Eduardo Camaño, para delinear los futuros pasos. Los asuntos pendientes son varios, y no se presentan sencillos: la reunificación del bloque del PJ -el sector menemista se mantiene escindido-; la convocatoria a los bloques de la oposición para crear el clima de consenso interno necesario para garantizar la gobernabilidad, y analizar las leyes por venir que, según se anticipa, no serán demasiado simpáticas.

"Ya no podemos demorar más el tratamiento de temas cruciales, como el futuro esquema tarifario, la compensación bancaria por la pesificación asimétrica, la reestructuración del sistema financiero y una nueva ley de coparticipación. Forman parte de la agenda del corto plazo, y que va a exigir el Fondo Monetario Internacional para negociar la reestructuración de la deuda", admitió un legislador oficialista.

Frente a todos estos temas, es muy probable que en los próximos días se concrete una reunión con el presidente electo, a pedido de los legisladores.

En los principales despachos oficialistas se vivía ayer un clima de cautela y de bronca contenida frente a la actitud ("irresponsable", califican) de Menem. La euforia que algunos legisladores se reservaban para el día posterior a la segunda vuelta electoral (en el que se anticipaba un amplio triunfo de Kirchner) dio paso a la preocupación y a la expectativa frente a los próximos pasos que dará Kirchner en pos de fortalecer su legitimidad como presidente.

"Las deserciones no son buenas. Menem, con su renuncia, hizo un daño grave a las instituciones y perjudica la imagen del país en el exterior. De todas maneras, no caben dudas de que Kirchner se legitimará con su gestión", enfatizó el presidente provisional del Senado, José Luis Gioja.

Gobernabilidad

El presidente electo, en reuniones reservadas con algunos legisladores, expresó su preocupación por lograr consensos en el Congreso. Será vital, afirmó, para garantizar la sanción de las leyes y, ergo, la gobernabilidad. Con ese propósito en mente, su primer paso será la reunificación del PJ.

En la Cámara de Diputados el sector menemista se separó del oficialismo, aunque es muy probable que se integre nuevamente a la bancada en los próximos días. Sin embargo, todo dependerá del ánimo de contención que exhiba el presidente electo y, también, de cómo se defina la conducción de la bancada, hoy virtualmente acéfala.

Este es un problema por resolver, aunque seguramente la última palabra la tendrá Kirchner. La importancia de este puesto es fundamental, no sólo para promover las leyes del nuevo gobierno, sino para tejer los consensos parlamentarios indispensables.

En el Senado, al parecer, no habría grandes cambios. Gioja y el presidente del bloque, Miguel Pichetto, retendrán sus puestos, según arriesgaron voceros parlamentarios.

El otro asunto, no menor, es la relación con la oposición. El justicialismo es primera minoría en la Cámara baja, por lo que necesita de otros bloques para conseguir las leyes que necesita.

En el radicalismo hay predisposición para el diálogo, aunque no para firmar un "cheque en blanco" al futuro gobierno.

"La UCR contribuirá a la defensa de las instituciones y ejercerá una oposición constructiva buscando los consensos necesarios para definir políticas de Estado que nos permitan salir de la crisis", enfatizó a LA NACION el jefe de la bancada radical de senadores, Carlos Maestro.

Los legisladores de ARI se expresaron en la misma sintonía. Por su parte, los diputados provinciales que responden al movimiento Recrear (de Ricardo López Murphy) prometieron una oposición responsable, aunque reconociendo que con Kirchner mantienen visiones muy diferentes de la economía y del país.

En los principales despachos legislativos ya comienza a visualizarse a este sector como aquel que encarnará la oposición más férrea hacia el futuro presidente.

Rechazo compartido

West Ocampo (CGT)

  • "Hubo una total incapacidad de los dirigentes del PJ en ponerse de acuerdo. Aun Kirchner debió haber dado los pasos necesarios para entenderse con Menem para definir una candidatura en comicios internos. No creo que Menem piense en poner palos en la rueda. La legitimidad de Kirchner dependerá de sí mismo y de que aplique políticas de consenso."
  • Carlos Balter (Recrear)

  • "La renuncia de Menem me parece deplorable; se han bastardeado las instituciones democráticas. La responsabilidad nace de la pelea de Menem y Duhalde, que llevaron a los argentinos a dirimir una interna partidaria. El nuevo gobierno surge débil porque el 78% de la gente no lo eligió. Desde Recrear haremos una oposición responsable, seria y sensata."
  • Patricia Walsh (IU)

  • "La renuncia de Menem es el último acto de una muerte política anunciada. Quien fuera el máximo entregador del país suma su nombre a la lista de impunes y fugitivos. Quien asumirá debe recordar que ahora comienza la verdadera campaña: gobernar a favor o en contra de las mayorías. Con el 17% de los votos, Kirchner será un presidente a prueba."
  • Alfredo Bravo (PS)

  • "Menem nunca pensó en el país ni en las instituciones. Siempre gobernó de acuerdo a su arbitrio, desplegando una desenfadada corrupción. Su actitud es desdeñable, ha tenido de rehén a toda la sociedad. Si el próximo gobierno es inteligente debe llamar a una coalición de fuerzas. Mi opinión es que debemos contribuir para salvar al país."
  • Enrique Rodríguez (PJ)

  • "No completar el esquema electoral que prevé la ley perjudica al sistema democrático y a sus instituciones. La renuncia de Menem a competir en el ballottage es una jugada de mal gusto y marca la culminación de un ciclo histórico, a partir del cual pueden surgir nuevos liderazgos en la política. Desde ahora en adelante habrá que hacer lo posible para que el próximo gobierno no sea débil."
  • Juan C. Alderete (CCC)

  • "Se ha demostrado que la elección era una trampa, una disputa por el reparto del poder en la Argentina. El próximo gobierno va a ser débil porque está comprometido a cumplir los pedidos del Fondo. Kirchner va a asumir con el 15% de los votos reales y eso lo hace débil, pero eso es bueno: un presidente débil va a estar condicionado por las necesidades del pueblo."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.