Análisis de la noticia

(0)
14 de mayo de 2003  • 19:25

Podría decirse que Kirchner va a ser uno de los presidentes más débiles que ha tenido la Argentina en los últimos tiempos. Llega a la Casa Rosada con el porcentaje de votos más bajo que haya alcanzado un Jefe de Estado en toda nuestra historia. También va a ser el único presidente constitucional que va a arribar al poder habiendo sido segundo en las elecciones al cabo de un proceso en el que la tendencia de las encuestas parecería haber reemplazado al necesario veredicto de la ciudadanía. Pero esto no significa que estemos ante una crisis institucional.

Creo que el gran desafío de Néstor Kirchner es convocar a los distintos sectores políticos y no sólo a los que lo apoyaron en estas elecciones, en la primera vuelta, a un amplio consenso que genere políticas de estado sobre los principales temas que afligen a la Argentina. En tal sentido, son positivas algunas de las declaraciones que ha hecho en su primer discurso como prácticamente presidente electo, hoy, en un hotel céntrico, cuando convocó a todos los sectores a participar en el esfuerzo para la reconstrucción del país y cuando expresó su disposición a asumir en plenitud las responsabilidades que le corresponden como futuro presidente de la Nación.

Hay, sin embargo, matices negativos en su discurso. Su insistencia en responsabilizar a distintos grupos económicos que se habrían beneficiado en la década del ´90 por la crisis socio económica que vive la Argentina, su desafío a las corporaciones ha sido, en tal sentido, poco prudente y contradictorio en parte con su convocatoria al esfuerzo para todos los sectores para reconstruir el país.

Por el lado de Carlos Menem creo que la mayoría de sus declaraciones han sido desafortunadas. Las razones que expuso para renunciar al ballottage son realmente inconvincentes y le hacen un daño al sistema institucional. Creo que la probabilidad de que Menem se reconcilie con la enorme parte de la sociedad argentina que le da la espalda parecen eclipsarse cada vez más. La carrera política de Menem, en síntesis, parecería estar llegando a su fin.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.