Analizan restituir el 13% a los salarios

El Gobierno pagaría la quita de sueldos a estatales y jubilados con la tercera moneda; habrá un recorte de gastos burocráticos Rodríguez Saá analizó con sus ministros el proyecto de presupuesto que enviará al Congreso Prevén planes sociales con el dinero del pago de la deuda externa
Martín Dinatale
(0)
26 de diciembre de 2001  

Presentada como una nueva medida económica que apunta a diferenciarse sustancialmente de la gestión de Fernando de la Rúa, el presidente interino Adolfo Rodríguez Saá analizó ayer con su gabinete la posibilidad de restituir en los próximos meses el recorte del 13 por ciento de los salarios estatales y de las jubilaciones.

Según consignaron a LA NACION tres ministros, la propuesta de restitución salarial sería incluida en el proyecto de presupuesto 2002 y podría sustentarse con un "shock monetario" de emisión de la tercera moneda: el Argentino.

Este tema fue uno de los analizados en las primeras 48 horas del nuevo gobierno, que incluyó desde un encuentro entre Rodríguez Saá y las Madres de Plaza de Mayo hasta la puesta en marcha de planes de empleo.

"La intención del Presidente es que en lo inmediato, en enero o a más tardar en febrero, el Estado restituya a los empleados públicos y a los jubilados el recorte del 13 por ciento que les quitó la administración anterior", dijo un destacado ministro del gabinete.

De todas maneras, hay versiones contradictorias respecto de la fecha de instrumentación de la medida. Mientras que dos ministros aseguraron a LA NACION que la decisión dependerá de un estudio detallado del uso que el Estado dará a la tercer moneda, otro funcionario expresó que la restitución salarial estará sujeta al momento en que se haga el contrato con la imprenta que emitirá el Argentino.

En rigor, el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, emitió un comunicado oficial en el que constataba su intención de restituir el recorte del 13% a los jubilados y no mencionó a los estatales. Pero al parecer, esa posición cambió luego de una reunión de éste y otros funcionarios con Rodríguez Saá.

El presidente interino, junto con Frigeri y con el ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli; el de Trabajo, Oraldo Britos; el titular interino de Defensa, José Vernet; y el titular de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Jorge Matzkin, analizaron ayer en la Casa Rosada el proyecto de presupuesto del año próximo que se modificará sustancialmente respecto de la iniciativa que Cavallo había enviado al Congreso.

Hacia julio del año actual el ex presidente De la Rúa promulgó la ley de déficit cero, que contemplaba un recorte de haberes públicos del 13% con la intención de ordenar las cuentas del Estado y negociar una reestructuración de la deuda pública con el Fondo Monetario Internacional.

La última proyección que había elaborado el ex ministro de Economía era que anualmente el Estado ahorraba $ 1200 millones en concepto del recorte del 13 por ciento de haberes.

Gastos burocráticos

Además de la restitución del 13% en haberes de estatales y jubilados, el proyecto de presupuesto 2002 incluiría un recorte de gastos burocráticos cercano a los $ 2000 millones.

En este sentido, los funcionarios del Poder Ejecutivo consultados por LA NACION, aseguraron ayer que "en el recorte de gastos burocráticos no se prevén despidos de personal estatal estable ni el contratado".

Por el contrario, ese recorte de gastos llegará acompañado por la venta de vehículos oficiales y una importante reducción de gastos administrativos, disminución en las cuentas de luz y de teléfono. "Instaremos a todas las reparticiones a que trabajen de día para no usar la luz y ahorren la mayor cantidad de energía posible", explicaron en forma coincidente los funcionarios consultados que formaron parte de la reunión informal de gabinete.

Por otra parte, el presupuesto 2002 deberá ser redefinido profundamente en aquellas partidas que estaban relacionadas con el pago de intereses y capital de la deuda externa. Es que el jefe del Estado, como lo anunció en el discurso de la Asamblea Legislativa que lo proclamó presidente interino, anunció la cesación de pagos de la deuda. Por ello, se estima que ahora el presupuesto contemplará unos $ 9000 millones de "excedente" correspondientes al pago de intereses de la deuda.

Así, el Gobierno estudia que el dinero que estaba previsto para el pago de la deuda sea destinado a planes sociales y a programas de generación de empleo. Ayer se deslizó la posibilidad de anunciar un programa de construcción de 120.000 viviendas que otorgarían empleo a dos personas por cada casa construida. También se prevé la entrega de 120.000 planes Trabajar y unos $350 millones que se destinarían a un plan alimentario nacional.

El Poder Ejecutivo quiere remitir en lo inmediato el nuevo proyecto de presupuesto al Congreso. Los funcionarios descuentan que la iniciativa será aprobada rápidamente por el Congreso que cuenta con mayoría del PJ.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.