Aníbal: "Al jefe de Boldt no le pegué una trompada porque es un señor grande"

El ex jefe de Gabinete contó que durante el gobierno de Néstor Kirchner se reunió con el presidente de la compañía de juegos de azar, que está salpicada por el caso Ciccone
(0)
30 de marzo de 2012  • 10:01

El ex jefe de Gabinete y senador nacional Aníbal Fernández reveló hoy que mantuvo durante el gobierno de Néstor Kirchner, cuando él era ministro del Interior, un encuentro con el titular de la empresa Boldt , Antonio Tabanelli, que terminó en malos términos por una "insolencia", que no especificó. Se trata de la empresa que fue acusada por el vicepresidente Amado Boudou de estar detrás del caso Ciccone .

"Mi experiencia con Boldt también fue muy mala. Tuve una sola reunión en el Ministerio del Interior con el presidente de Boldt y se comportó como un insolente, me paré y lo eché de mi oficina. No tengo mucha relación con el titular de Boldt", contó el ahora legislador , en un reportaje con radio Continental.

Al ser consultado sobre qué le había generado esa reacción, Aníbal Fernández se limitó solo a responder: "Fue una insolencia que no le toleré... Me paré y le dije: usted se retira de mi despacho. Es un señor grande y por esa razón no le pegué una trompada y le pedí que se retirara y nunca más tuve trato con esa empresa".

El ex jefe de Gabinete resaltó que la discusión se había dado por "uno de los trabajos que pretendía hacer y yo no estaba de acuerdo; no estaba de acuerdo ni que se hiciera, ni en la forma de pagar", tras lo cual, al ser interrogado si se trataba de una controversia por la realización de "documentos o cédulas" -un rubro en el que Boldt operó-, respondió: "Me parece que tenía que ver con los DNI".

El senador nacional por el Frente para la Victoria reconoció de esta manera que Boldt , que actualmente está enfrentada y es acusada por dirigentes del gobierno nacional, tenía acceso a oficinas de la administración nacional durante la gestión de Néstor Kirchner.

Según el legislador, el encuentro se concretó porque Tabanelli le había pedido la reunión como proveedor del Estado, pero que el encuentro terminó en malos términos porque "él hablaba como si tuviera que ver con las decisiones que yo tenía tomar. Le dije 'esto no me gusta' y chau. No lo denuncié porque no tenía con qué para denunciar; era la palabra contra la palabra".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.