Aníbal Fernández, contra un falso Leuco