Aníbal Fernández: "No tengo nada de qué preocuparme"