Aníbal Fernández, un paso más cerca de la detención por engañar a la Justicia