Mensaje. Ante el embajador argentino, el Papa pidió no denigrar ni insultar