Ante el inminente debate sobre el aborto, la Iglesia pidió que "los diputados defiendan la vida"

El cardenal Mario Poli
El cardenal Mario Poli Fuente: Archivo
(0)
2 de junio de 2018  • 22:39

En las celebraciones por la Fiesta de Corpus Christi, que incluyeron procesiones y misas en distintos puntos del país, la Iglesia intensificó su voz en defensa de la vida y en contra de la despenalización del aborto , ante la inminencia de la definición del debate en la Cámara de Diputados.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli , llamó a "defender la vida de punta a punta" y pidió a Dios que "ilumine a los legisladores para defender la vida", al encabezar una misa en las puertas de la Catedral, frente a la Plaza de Mayo.

La advertencia se dio en momentos en que el Episcopado convocó para el jueves a una oración interreligiosa por la vida, con la consigna "Un minuto por la paz", ante el tratamiento legislativo del proyecto sobre la despenalización del aborto.

Ante la presencia del secretario de Culto, Santiago de Estrada, y acompañado por sus obispos auxiliares, el cardenal primado advirtió: "En la Argentina se intenta en estos días legislar sobre los inocentes no nacidos". Y lamentó: "Nuestros argumentos de razón y de sentido común, que fueron orgullo y letra inspirada y sabia de nuestra Constitución, parecen no ser suficientes para definir el carácter sagrado del don de la vida".

Poli insistió en que los diputados que definirán el proyecto sobre la despenalización del aborto "apuesten siempre a los derechos de los que no tienen voz, pero que viven y son personas desde el primer momento de la concepción".

"Ellos son los más vulnerados hoy, pero también queremos la vida de sus madres que ante la encrucijada de una falsa opción siempre nos inclinemos a salvar las dos vidas", dijo el cardenal, que en el tedeum del 25 de Mayo último, ante el presidente Mauricio Macri , recordó que "Francisco nos enseña que la defensa del no nacido debe ser clara, firme y apasionada".

Por su parte, el obispo de San Justo, monseñor Eduardo García, se sumó a la campaña de la Iglesia en favor de la defensa de la vida y, al presidir la celebración en su diócesis, advirtió que "lamentablemente sabemos que lo cotidiano tiene signos de muerte, ya que se busca la vida a costa de la vida de los otros".

"Vivimos en un mundo de vampiros, en el que se sobrevive a costa de la sangre de los otros y esto abarca desde las políticas internacionales y caseras que, para mantenerse en pie, le quitan la sangre especialmente a los más débiles", dijo.

En tanto, los arzobispos José María Arancedo y Héctor Aguer se despidieron de sus fieles en las arquidiócesis de Santa Fe y de La Plata, respectivamente, con mensajes referidos al debate sobre el aborto, luego de que el papa Francisco designara a sus sucesores.

Mientras Aguer llamó homicidio al aborto, y lo definió como "un crimen abominable", Arancedo expresó: "No podemos hablar y celebrar la vida, y proponer la muerte del que aún no ha nacido".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.