Ante la nueva convocatoria del juez Thomas Griesa, el Gobierno exigió liberar el pago a bonistas y reponer el stay

Tras el llamado del magistrado de Nueva York a los buitres y bancos para el martes, Jorge Capitanich manifestó que la Casa Rosada quiere una nueva cautelar para poder negociar
(0)
17 de julio de 2014  • 09:28

El Gobierno no quedó indiferente ante la audiencia que el martes próximo tendrán los fondos buitre y los bancos con el juez Thomas Griesa, quien giró ayer la invitación desde su tribunal en Nueva York. La Casa Rosada insistió hoy en exigir que el magistrado libere el pago -que él mismo suspendió- realizado semanas atrás a los bonistas que entraron en los canjes. También se pidió reponer la cautelar - stay - para afrontar la negociación con los holdouts.

La postura oficial la corporizó hoy el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en su habitual conferencia de prensa en Balcarce 50. Allí insistió en que "la Argentina paga" y que tiene voluntad de negociación, en línea con la nueva solicitada que la administración de Cristina Kirchner difundió hoy en los diarios.

"El juez Griesa debería liberar los fondos para pagar a los acreedores", consideró Capitanich, cuando ya se cumplieron 21 días desde que el país depositó US$ 848 millones en cuentas del banco Bank of New York-Mellon (BoNY) y de Euroclear para cancelar los vencimientos de junio de los bonistas que entraron a los canjes 2005 y 2010. A pedido de los fondos buitre, Griesa suspendió ese pago y llamó a las partes a negociar.

Pero las negociaciones entre el Gobierno, el fondo NML Capital y el mediador nombrado por el juez, Daniel Pollack, parecen estancadas luego de dos encuentros en los que no se zanjaron las diferencias.

El ministro coordinador también hoy negó que la Argentina entre a un default y se despachó contra los holdouts: "Si existiera buena fe por parte los fondos buitre, generarían las condiciones para reestablecer la cautelar". Esa medida de stay le permitiría al país ganar tiempo, ya que si arregla con los buitres por su deuda total antes de fin de año, podría verse obligado a pagar también a los bonistas toda la deuda.

La reunión del martes

En ese marco, Griesa convocó ayer a una nueva audiencia para discutir los pedidos de clarificación que llegaron hasta su escritorio por parte de bancos de inversión, bonistas y casas de clearing, en busca de garantías de que los pagos de la deuda argentina que pasan por sus manos no están sujetos a su mandato judicial.

La Casa Rosada no fue convocada al encuentro. El juez llamó a la audiencia a representantes de bonistas europeos reunidos en el grupo Euro Bondholders, a las agencias de clearing Euroclear y Clearstream, al Bank of New York Mellon (BoNY), agente de pago del país en Estados Unidos; al banco de inversión JP Morgan, y al principal litigante, NML Capital, del magnate de Wall Street Paul Singer.

La audiencia es clave. El próximo martes se decidiría qué debe hacer el BoNY con los US$ 539 millones que el Gobierno depositó en la cuenta que la entidad tiene en el Banco Central -se espera que Griesa ordene que se dejen donde están, aunque no es seguro-, y si el resto de las entidades financieras pueden proceder con los pagos sin temer embargos de los litigantes, algo que les permitiría, además, eludir potenciales juicios de bonistas o de la Argentina.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.