Antonio Caló anuncia un paro de 36 horas de los metalúrgicos