El jefe de la UOM acusa a las empresas y dice que el Gobierno "no tiene la culpa" de los despidos