Apuestas y un falso Chávez, en 30 cuadras de caminata

Confiado en su triunfo, Kirchner recorrió un barrio de Tigre con Massa
(0)
29 de mayo de 2009  

Ganó una apuesta, compartió una minicumbre inesperada con el "amigo Chávez" y debió caminar más de 30 cuadras en la recorrida más larga que le organizaron hasta ahora en la campaña.

Néstor Kirchner abrazó a Walter, un joven de 30 años, y le dijo: "Sos igual a mi amigo Hugo Chávez". Pidió que le sacaran una foto, asombrado por el parecido, y agregó para los medios: "Vieron, al final la cumbre la hicimos, y en Tigre". Dejó en claro que a pesar de su enojo por las "bromas" del bolivariano en Brasil y las estatizaciones, la política del Gobierno hacia Venezuela no cambiará en nada.

Sergio Massa, intendente en uso de licencia, jefe de Gabinete y candidato bonaerense, le organizó a Kirchner una recorrida tan larga que hasta debió imprimir un mapa para que nada fallara. Fiel a su estilo, el ministro le jugó una apuesta al ex presidente. La perdió. Creyó que Kirchner no llegaría hasta el final en el camino por el barrio Las Tunas, de los más humildes de Tigre. Deberá pagar un asado. Pero en campaña, el ex presidente parece dispuesto a cumplir cualquier objetivo. Llegó a las 15 y se fue cinco horas más tarde, todavía rodeado de vecinos que lo seguían.

La semana próxima, el primer candidato a diputado bonaerense hará una de sus máximas apuestas de campaña: irá el lunes a Cañuelas, una zona rural en la que lo esperarán las protestas. Dice que no le importa. Y redobla la apuesta. "Iremos a todos los lugares haya reclamos o no", contó a LA NACION un funcionario cercano al ex presidente.

Además, también estará en Mar del Plata y Olavarría, dos ciudades en las que las chances de ganar están todavía lejos para el oficialismo.

Ayer, algo temeroso, el ex presidente evitó el centro de Tigre, a pesar de que existió una propuesta para que recorriera las calles urbanas.

Kirchner eligió Las Tunas y caminó tanto que a cada rato preguntaba: "¿Dónde está Massa? ¿Cuándo llegamos?".

Efecto "Gran Cuñado"

Cuando vio al jefe de Gabinete, que se mezclaba con los vecinos e iba y venía a su lado, le dijo: "Sergio, Cristina fue a Mendoza, habló 40 minutos y volvió, y nosotros todavía ni llegamos". De buen humor, hasta se animó a imitarse a sí mismo. Ya no podrá insistir en que no vio "Gran Cuñado". Ayer la gente le pedía su frase: "¿Qué te pasa, Clarín ...?", y él la repetía sin problemas.

Massa tampoco se quedó atrás. Rodeado de chicos todo el tiempo, pegaba un grito al estilo de su imitador y levantaba aplausos. Eso sí. Los vecinos que se le acercaban a saludarlo lo esperaban con reclamos. No por falta de obras. Pedían que volviera a la intendencia. A juzgar por su sonrisa cuando se lo reclamaban, en su tierra pareció quedar en claro que su candidatura a diputado es puramente testimonial, aunque él nunca lo dirá.

Todo Tigre está empapelado con el apellido Massa. Su mujer, Malena Galmarini -con apellido más bien relacionado al menemismo-, prefirió adoptarlo. Ella va como primera candidata a concejal por Tigre y ayer se sumó a la caminata con Kirchner. Había carteles por todos lados de fondo color rojo, muy similares a los del rival Francisco de Narváez.

Además de las caminatas, la campaña de Kirchner tuvo ayer otra aparición mediática. El ex presidente dio una entrevista por la mañana a Liliana López Foresi, de Radio Del Plata, en la que pidió el voto y criticó a la oposición y los medios. La semana próxima seguirá con otros medios, entre ellos, Canal 9.

Como si las cinco horas de recorrida de ayer no alcanzaran, Kirchner está pensando ahora en una caravana de jornada completa.

La idea se la llevó el jefe de la Secretaría de Inteligencia (SIDE), Héctor Icazuriaga. Es probable que sea en La Matanza, el bastión en donde el kirchnerismo se jugará todo el poder para las elecciones del 28 de junio. Será de 10 a 22. El problema es que quizás el ex presidente vete la idea si entiende que quedará relacionado con el menemóvil de fines de los años 80.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.