"Aquí hay connotaciones antisemitas"

Al finalizar su misión, el diplomático dijo que la comunidad judía siente miedo en Buenos Aires.
(0)
29 de agosto de 2000  

La Corte Suprema de Justicia prometió a Israel que en los próximos días reconocerá expresamente, en una resolución, que en el atentado contra la embajada de ese país en Buenos Aires actuó una conexión local. El compromiso fue revelado por el embajador Itzhak Aviran.

"Tengo la promesa de parte de la Corte de que en muy poco tiempo se emitirá una declaración asegurando que hubo una conexión local", reveló el diplomático en una entrevista con La Nación , cuando resta una semana para que finalice su tarea aquí, donde pasó los últimos siete años.

Por ello, Aviran se irá de aquí esperanzado. Pero molesto, admite. Ysu molestia está vinculada con la decisión de Fernando de la Rúa de multiplicar el intercambio comercial con Irán, país al que el embajador acusa por los atentados contra la sede diplomática, el 17 de marzo de 1992, y contra la AMIA, el 18 de julio de 1994. En ambos ataques murieron, en total, 115 personas y más de dos centenares resultaron heridas. Por el caso de la embajada aún no hay detenidos.

-Si fuera verdad que, como piensa, el Hezbollah estuvo detrás de los dos atentados, ¿cree también que el reciente retiro de Israel del sur del Líbano podría prevenir o anular cualquier otro eventual ataque o represalia?

-Se dice que hay un cambio en el régimen de Irán, que ahora es moderado, y se destacan las declaraciones moderadas de Khatami (el presidente de ese país), pero la verdad es que el objetivo de Irán no cambió: siguen siendo Israel y las comunidades judías. Y por esto, el Hezbollah recibirá la orden de otro atentado.

-¿Aun si aquí se esclarecieran los ataques anteriores?

-Nuestras presiones para esclarecer no son sólo para encontrar a los culpables o para satisfacer a los familiares de las víctimas, sino también porque si no hay esclarecimiento, si no hay culpables, la posibilidad de un tercer atentado existe.

-¿Le molestó la decisión del Gobierno de profundizar el intercambio comercial con Irán?

-Políticamente, no creo que se haya profundizado nada, debido a que siguen sólo un encargado de negocios argentino en Teherán y otro encargado de negocios iraní aquí.

-Pero es cierto que hay una decisión oficial de incrementar el vínculo comercial...

-(Duda.) Bueno, es un tema de política interior en el que no puedo intervenir, pero estoy molesto. Me molesta mucho porque, además de nosotros, también el gobierno argentino sabe que las pistas llegan a Irán y todavía no hay esclarecimiento.

-¿Confía en que lo habrá?

-Ya se sabe que hubo enfrentamientos a lo largo de todos estos años, pero recientemente obtuve el compromiso de la Corte de que no sólo habrá una declaración de que la jihad islámica es responsable del atentado contra la embajada, sino también de que, en poco tiempo, emitirá una declaración asegurando que hubo una conexión local. Es lo importante.

-¿Por qué cambió la Corte, cuando durante años rechazó mencionar una conexión local?

-La Corte encajonó mucho tiempo la causa de la embajada, pero luego se avanzó. Es tiempo de que se investigue. Tengo esperanzas.

-Hace unos días, un ex colaborador del juez Juan José Galeano, que investiga la AMIA, denunció que se descartaron pruebas e involucró a la SIDE de Hugo Anzorreguy, entre otras irregularidades. ¿Carlos Menem debería dar alguna explicación?

-Si digo algo de Menem, me dirán que también De la Rúa debería dar una explicación. Represento a un país con división de poderes.

-Me refería al compromiso público de Menem respecto de los esclarecimientos...

-Bueno, hay tantos compromisos que se hacen sin poder alcanzar ningún resultado concreto... De la Rúa también se ha comprometido.

-¿Duda de esos compromisos?

-(Silencio.) No puedo decir que dudé de la voluntad de Menem; él se comprometió muchas veces. Tampoco creo que deba culparse a De la Rúa si no llega a haber resultados en un año o dos, porque él, como presidente, no tiene la tarea de investigar.

-Pero usted advirtió hace días al Presidente que podría ser silbado por la comunidad judía si no se avanzara en las investigaciones antes del próximo aniversario del ataque a la AMIA.

-Son conversaciones privadas...

-¿Pero usted lo cree?

-No le dije que lo iban a silbar, sino que se iba a sentir mal frente a la gente, que está muy molesta.

-¿El juicio oral por el caso de la AMIA servirá para identificar a todos los responsables?

-El juicio oral ya debería haber comenzado y no haber esperado tanto. Yo no sé si empezará, pero en un juicio los testigos podrían dar pistas y así llegar a la verdad.

-¿El ex comisario Juan José Ribelli fue realmente un autor intelectual del atentado?

-Por ahora es sólo un sospechoso.

-¿Cómo analiza la invitación del Gobierno a un observador de la OEA para seguir de cerca las investigaciones judiciales y el juicio por la AMIA?

-Es una decisión política. Habrá que ver si el observador podrá ayudar o apoyar la investigación. La transparencia siempre es buena.

-Mientras el Gobierno está sospechado de haber pagado supuestos sobornos a senadores y hay quienes adjudican cierta lentitud al Poder Ejecutivo, ¿confía en que falta muy poco para esclarecer los atentados?

-(Piensa.) Les creo a todos los gobiernos; lo hice con el de Menem, y creo en De la Rúa: conozco al Presidente y sé que está comprometido con el tema. Yo le creo.

-¿La comunidad judía se ubicó más cerca del gobierno anterior que de los familiares de las víctimas, como Memoria Activa?

-La dirigencia tiene responsabilidad política para con toda la comunidad.

-¿Pero existe una brecha entre la dirigencia y la comunidad?

-Ambas hicieron un trabajo fantástico con el tema de la AMIA y dieron todo el apoyo que necesitaba Galeano. Es cierto que tenemos a los familiares con sus sentimientos. Si se mueren el marido o la hermana y no hay solución, hay, sí, un sentimiento de impotencia que no siente el resto, que no es familiar.

-¿La gran deuda argentina con Israel son los esclarecimientos?

-Me voy con una gran satisfacción por lo que se hizo, pero sabiendo que no se terminó de esclarecer nada.

-Tras siete años de vivir aquí, ¿se irá con la sensación de que hay demasiados argentinos antisemitas?

-Hay ciertas connotaciones antisemitas aquí, como las publicaciones nazis, las profanaciones de tumbas, declaraciones como las de (Raúl) Moneta; pero antes tenía la sensación de que la comunidad argentina era demasiado pasiva y hoy siento que ya empezó a cambiar.

-¿Vivió con miedo aquí?

-No sentí miedo, pero mi comunidad sí, y tienen que ver los atentados y el no esclarecimiento. Cuando se camina por Buenos Aires, uno se da cuenta de dónde están las instituciones judías por el despliegue de seguridad. No puede ser que en una sociedad democrática haya gente que deba encerrarse en guetos. Aveces, aunque el país me pareció muy hermoso, la estada se me hizo larga.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?