Aragonés afirmó que no renunciará

Sostuvo que es víctima de una campaña; hubo otro pedido judicial de desafuero
(0)
28 de febrero de 2004  

SANTIAGO DEL ESTERO (Télam).- La gobernadora Mercedes "Nina" Aragonés de Juárez, que sumó un nuevo pedido judicial de desafuero, transformó ayer en ofensiva los ataques en su contra, al renovar su promesa de no renunciar y desafiar a sus opositores y a la dirigencia nacional a que le digan que se vaya.

"Mi anuncio es no sólo que no me voy, sino que en dos años y si Tata Dios lo dispone, que lo va a disponer, nosotros vamos a seguir haciendo política hasta el último segundo de nuestras vidas", destacó la mandataria en un mensaje grabado en la gobernación, junto a su esposo, Carlos Juárez, miembros del gabinete y el diputado nacional Juan Pinto Bruchman.

Ante el aislamiento de su gestión por la falta de apoyo del gobierno nacional y de la dirigencia del PJ, y por la embestida judicial en su contra, Aragonés, que, desde que asumió en diciembre de 2002, tuvo escasas apariciones y discursos públicos, pareció ir ahora por el contraataque. Así, la mandataria desafió a sus detractores: "Que públicamente vengan y me digan por qué quieren que me vaya". Y agregó: "Todos los días la gente me pide que no afloje, que siga luchando".

"Pensamos en el pueblo"

"Siempre hemos sido idealistas, pensando en el pueblo y en los más desprotegidos", dijo acerca de su gestión y a los cinco mandatos de su esposo.

Sostuvo que las denuncias en su contra son algo "fabricado, una cosa política" y les pidió a los santiagueños que "no oigan voces críticas, pónganse tapones en los oídos, porque Santiago tiene que ser uno solo y trabajar por su engrandecimiento".

Sobre los asesinatos de Leyla Nazar y de Patricia Villalba, en los que están imputados hombres del juarismo, Aragonés se definió como una mujer "de auténtica fe católica" y aseguró que reza "para que esas dos almas descansen en paz".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.