Aragonés desafió a las críticas en su contra

La gobernadora ratificó que permanecerá en el cargo pese a las denuncias por supuesta estafa, y pidió a los que exigen su renuncia que digan por qué quieren que se vaya
(0)
27 de febrero de 2004  • 16:15

La gobernadora santiagueña Mercedes Marina Aragonés de Juárez señaló hoy que no renunciará a su cargo y que una vez concluido su mandato, seguirá haciendo política "hasta los últimos segundos de nuestras vidas".

"Mi anuncio es que no sólo que no me voy, sino que si Tata Dios lo dispone, que lo va a disponer, nosotros vamos a seguir haciendo política hasta el último segundo de nuestras vidas", dijo la mandataria provincial, acompañada de su asesor y esposo, Carlos Juárez e integrantes del gabinete.

En un mensaje grabado y dirigido a los santiagueños, "Nina" Juárez dijo que junto al veterano caudillo peronista de 87 años "siempre hemos sido idealistas, pensando en el pueblo y en los más desprotegidos".

"Quiero decirles que no sólo que no me voy y cuando termine mi mandato en 2006, con Carlos (Juárez) vamos a tomar un cafecito caliente, vamos a ver las plantas que nos gusta mucho y al día siguiente volveremos a trabajar en política, no la vamos a abandonar", añadió.

En otro pasaje de su extenso mensaje, la gobernadora dijo que en algunas ocasiones "piensa que los ataques surgen porque una mujer está al frente del gobierno, que no es ninguna ignorante" y se consideró con suficientes agallas "para invitar a que públicamente vengan y me digan por qué quieren que me vaya".

"Pónganse tapones en los oídos"

"Santiago del Estero no es un pueblo de brutos, borrachos y dormilones, están queriendo dividir a la gente y les digo que no me van a hacer cambiar el rumbo", criticó en respuestas a denuncias públicas en su contra.

Exhortó a la unidad de los santiagueños y les pidió que "no oigan voces críticas, pónganse tapones en los oídos, porque Santiago tiene que ser uno solo y trabajar por su engrandecimiento".

Sobre los asesinatos de Leyla Nazar y Patricia Villalba, Aragonés se definió como una mujer "de auténtica fé católica, aunque no vaya a la iglesia, ni comulgue mucho, he agregado una oración para que esas dos almas descansen en paz".

Sobre la inseguridad dijo que en Santiago del Estero "la gente todavía se reúne a comer, los grandes están tomando su gaseosa y vinito, picando algo y los chiquitos andan ahí jugando" y se preguntó:"¿en qué provincia ocurre lo mismo?".

"Y después hablan del Santiago del horror, del infierno y el espanto, no señores, esto es fabricado, es una cosa política y la política como la entendimos toda una vida Juárez y yo, es el servicio a la comunidad, no es la captación de votos", agregó.

En la misma línea crítica, la mandataria provincial señaló que junto a su esposo "no tenemos la culpa que el pueblo nos crea y siga y lo haya proclamado a Juárez cinco veces gobernador".

"Todos los días la gente me pide que no afloje, que siga luchando, me dicen la vamos a respaldar, no le pedimos puestos, sino que no nos abandone y eso me obliga a seguir por Santiago, los pobres y más desprotegidos", remarcó.

Sobre el final de su mensaje, "Nina" Juárez reiteró el pedido de "unidad del pueblo santiagueño" y brindó por "un Santiago mejor y eso lo vamos a conseguir entre todos".

"Por mucho tiempo, vamos a seguir jorobando con Juárez en política", concluyó.

Fuente: Télam

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.