Atilio Benedetti: "Al PJ le faltan ideas y nuevos dirigentes"

Frigerio, rodeado de los candidatos Benedetti y Hein, durante un acto de campaña
Frigerio, rodeado de los candidatos Benedetti y Hein, durante un acto de campaña
El candidato a gobernador de Entre Ríos pide más espacio para la UCR en Cambiemos y dice que los radicales tienen "cosas para aportar"
Jaime Rosemberg
(0)
25 de marzo de 2019  

Atilio Benedetti habla poco y muy rara vez levanta la voz. Sin embargo, al diputado nacional por el radicalismo entrerriano se lo nota entusiasmado con su nuevo desafío: la candidatura a gobernador por Cambiemos , que lo llevará a enfrentarse el 9 de junio (con PASO el 14 de abril) con el mandatario peronista Gustavo Bordet , uno de los "mimados" por la Casa Rosada en los últimos tres años. Poco afecto al elogio fácil, Benedetti dirá que Bordet -con quien tiene un respetuoso vínculo personal- "arregló con el kirchnerismo" y que quiere terminar con "años de una provincia estancada". Defiende la gestión del presidente Mauricio Macri, pero asegura que el Gobierno debería "discutir políticas antes de que sean hechos consumados" con sus socios del radicalismo. Sin dejar de lado su mate sostiene, como otros miembros de su partido, que le parece "razonable" que haya un radical como compañero de fórmula de Macri, pero descarta la "opción Lousteau" porque "hay que fortalecer la figura presidencial".

-Usted ya intentó gobernar su provincia en 2011, ¿Está hoy en una situación mejor?

-Lo intenté en 2011, pretendí volver a serlo también en 2015, y finalmente pudimos resolver las cosas como corresponde en 2019. El contexto era muy particular por el fallecimiento de Néstor Kirchner, y hoy disputamos palmo a palmo la provincia de Entre Ríos, tengo la expectativa de que podamos ganar las elecciones.

-¿En qué basa esa convicción?

-Hay una construcción política sólida, de mucho cuidado entre las diversas agrupaciones para ofrecer una alternativa representativa. Entre Ríos necesita salir del estancamiento y entiendo que estamos en condiciones de liderar.

-¿Alcanza con decir que en su provincia falta alternancia? Bordet está bien posicionado...

-El gobernador es una versión cuidada y prolija de un peronismo que ha tenido la responsabilidad de gobernar quince años. El resultado es que hemos perdido la carrera relativa con otras provincias. (Jorge) Busti, (Sergio) Urribarri y Bordet han vuelto a reagruparse, el gobernador arregló con el kirchnerismo.

-La postura de Bordet fue mucho más dialoguista que la del kirchnerismo en estos años...

-Y no le ha ido mal, en buena hora se ha recuperado federalismo en el país. Ha tenido él alguna habilidad para aprovechar esa situación, aunque ahora las distintas variantes del peronismo han vuelto a encontrarse.

-¿Hay celos por la relación de Bordet con el ministro (Rogelio) Frigerio?

-Debe ser así, aunque ahora estamos en una campaña electoral y las actitudes van a ser diferentes. La muestra es un fuerte apoyo de Frigerio a nuestra candidatura, en Concepción del Uruguay.

-¿Y que usted haya sido elegido por consenso y sin internas era la herramienta adecuada?

-Es el resultado de un trabajo serio, con generosidad. Representamos al 80 por ciento de Cambiemos.

-El intendente de Paraná, Sergio Varisco, está siendo investigado en una causa por narcotráfico. Y será candidato...

-Es un tema controvertido, está procesado por un tema... He reclamado celeridad en la Justicia. En lo político, Cambiemos tiene tres alternativas para la intendencia, la gente dirá cuál es la mejor.

-¿Qué tan representativo es el sector de la UCR que pide cambiar el rumbo o abandonar la coalición con Pro?

-Lo veremos cuando haya algún evento, por ejemplo la Convención Nacional. El radicalismo respeta la voz de cada dirigente, pero después hay que contar los porotos.

-Hay muchos dirigentes que no están conformes con el lugar que le da el macrismo...

-No quiero decir mucho... Coincido en que a Cambiemos, sobre todo en lo nacional, le falta encontrar la institucionalidad para poder participar, no en ese tema tan chicanero que son los cargos, sino para discutir políticas antes de que sean hechos consumados. Los radicales tenemos cosas para aportar...

-¿Lo dice por los cambios en el cobro de las tarifas?

-Sí, son ideas que primero son rechazadas públicamente y luego son aceptadas, hay mucha buena experiencia. En líneas generales coincido con la idea del Presidente de construir bases sólidas y salir de los atajos. El camino es arduo y duro, hay que transitarlo, pero también hay que aceptar opiniones para equilibrar las cargas.

-¿Y los pedidos de internas y un lugar en la fórmula para la UCR?

-El lugar en la fórmula me parece razonable, yo hubiera deseado que Ernesto Sanz hubiera estado en la de 2015. La propuesta... será un tema de evaluación en su momento. Hoy por hoy, creo que hay que fortalecer la figura presidencial.

-¿Cómo hará campaña con la economía en crisis?

-Es un escenario distinto al de 2017 (se sonríe), de todos modos confío muchísimo en los entrerrianos, que van a poder separar la paja del trigo y discutir sobre una provincia que más allá de la cosmética del gobernador ha desaprovechado múltiples oportunidades para desarrollarse.

-La UCR apoyó a Lavagna en 2007. ¿Cómo ve su reaparición?

(Piensa) -Trabajé fervientemente por la candidatura de Gerardo (Morales, candidato a vice). Forma parte de esta alianza variopinta que no tiene nuevas ideas y recurre a figuras que tuvieron protagonismo hace ya hace varios años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.