El caso Skanska. Aumenta la presión del Gobierno sobre jueces