La relación clero-Gobierno. Autoriza la Iglesia a sus miembros a intervenir en la actividad política