Avanza el plan de Macri para reunirse con Francisco en la segunda mitad de febrero

En el Gobierno confían en que el encuentro se producirá luego de que el Papa regrese de su viaje pastoral a México; el Presidente estará hoy con Poli
Mariano De Vedia
(0)
26 de enero de 2016  

La estrategia del gobierno argentino para volver al mundo, cuya primera escala fue la presencia del presidente Mauricio Macri en el Foro Económico Mundial de Davos, contempla otros escenarios y promete novedades en un futuro inmediato.

Como lo anticipó la canciller Susana Malcorra, quien declaró la semana pasada que "habrá pronto" una reunión entre Macri y el papa Francisco, sectores del Gobierno están trabajando para que el encuentro se produzca el mes próximo en Roma.

"Está previsto y se trabaja en eso", deslizó ayer una fuente cercana al gobierno nacional, al fijar un plazo previsible para el anhelo presidencial y confirmar el anticipo de Malcorra.

Con la agenda planificada con antelación, Francisco tiene previsto viajar a México, en una esperada visita pastoral, entre el 12 y el 17 de febrero, por lo que los esfuerzos están encaminados para lograr un encuentro en la segunda quincena del mes que viene.

La visita a México será el cuarto viaje de Francisco a la región, luego de sus exitosos recorridos por Brasil, en julio de 2013; Ecuador, Bolivia y Paraguay, en julio de 2015, y Cuba y Estados Unidos, en septiembre del año pasado. En todos ellos, la ex presidenta Cristina Kirchner encontró un momento propicio para tener un saludo fugaz con el Santo Padre y una foto, al margen de los cuatro encuentros prolongados que tuvieron en el Vaticano.

La intención del gobierno de Macri es diferenciarse de su antecesora y caminar hacia la construcción de una relación de carácter más institucional y profunda.

Parte de esa estrategia es la designación de un embajador de carrera, Rogelio Pfirter, en la embajada ante la Santa Sede, y de Santiago de Estrada como secretario de Culto, un hombre que al margen de su identificación con la fe católica conoce los marcos de autonomía y cooperación que según la Iglesia deben guiar la relación con los Estados.

Más allá de la vinculación personal con Francisco, el interés del Gobierno es estrechar también lazos con la Iglesia en el propio país, a partir de contactos más fluidos con los obispos, inmersos en la realidad local.

La visita a Córdoba

Hoy el Presidente irá a Córdoba, donde asistirá a la festividad del beato José Gabriel Brochero, que próximamente será canonizado por Francisco. Se trata del cura gaucho de la Traslasierra cordobesa, a quien se impulsa hoy como modelo sacerdotal, por el espíritu evangelizador que desplegó hace más de un siglo en los caminos serranos.

Macri fue invitado por el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, antes de conocerse el desenlace del proceso de canonización, y coincidirá allí con el arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente primero del Episcopado, cardenal Mario Poli. Es el cardenal primado que en diciembre último, al día siguiente de instalado el Gobierno, presidió una invocación religiosa en la Catedral, en la que pidió al flamante presidente, en palabras bien bergoglianas, "atender a los pobres y a los que se caen del sistema, los excluidos".

Una semana después, Poli acompañó al presidente del Episcopado, monseñor José María Arancedo, en el saludo de fin de año que los obispos hicieron al Presidente en la Casa Rosada. Ese encuentro permitió aliviar tensiones, luego de conocerse que las nuevas autoridades, al igual que la ex presidenta, desatendieron un ofrecimiento surgido del entorno del Papa para plantar en forma conjunta un olivo de la paz, en medio de las tensiones que marcó la transición entre el gobierno saliente y entrante, como gesto auspicioso de convivencia.

El mismo día en que recibió a los obispos, Francisco cumplía 79 años y Macri, bien advertido, lo llamó por teléfono, dando así el primer paso para encarrilar la relación.

Los obispos le reseñaron en ese encuentro a Macri las tres principales preocupaciones que hoy percibe la Iglesia: la pobreza, las dificultades para el crecimiento del empleo y el avance del narcotráfico.

También le acercaron el documento que el Episcopado publicó en 2008, con el título "Hacia un Bicentenario con justicia y solidaridad", en el que la Iglesia llama a erradicar la pobreza y la exclusión, y a soñar "con un Bicentenario de la reconciliación y de la unidad de los argentinos". Un mensaje que la Iglesia sigue teniendo presente en las puertas del nuevo Bicentenario.

Intercambios entre la Iglesia y el Gobierno

11 de diciembre

Macri asiste a una invocación interreligiosa en la Catedral. El cardenal Poli pidió "atender a los pobres y a los que se caen del sistema, los excluidos"

16 de diciembre

Se conoce que Macri y Cristina Kirchner desatendieron una iniciativa bendecida por el Papa para que ambos realizaran en la transición un gesto común de pacificación

17 de diciembre

Macri recibe a la conducción del Episcopado en la Casa Rosada. La Iglesia pide superar la pobreza, la falta de empleo y combatir el narcotráfico

17 de diciembre

El mismo día, Macri llama a Francisco para saludarlo por su cumpleaños

20 de diciembre

Se conoce que el Papa le envió una carta al Presidente, a través de Adriana Triaca, viuda del histórico dirigente sindical

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.