Baja de impuestos: cómo pasar de los dichos a los hechos