Bajan el tono a la disputa entre el Gobierno y la Iglesia, aunque hubo más cruces