Bajó el dólar y operó calmo, pero se aceleró la tasa de riesgo país

Crédito: Shutterstock
El billete retrocedió más de 1% y volvió a ubicarse debajo de $43; los bonos no dejan de caer y algunos rinden hasta 16%
Javier Blanco
(0)
18 de abril de 2019  

Los mercados mostraron ayer una reacción mixta a las medidas cambiarias anunciadas en la antevíspera por el Banco Central (BCRA) y las económicas complementadas por el Gobierno ayer a la mañana. El dólar retomó el sendero a la baja que venía mostrando desde hace algunos días, tras el rebote de anteayer, lo que hizo que el peso vuelva a liderar el ránking de monedas que más se aprecian contra esa divisa por cuarta vez en los últimos 5 días.

Pero los bonos de la deuda se negociaron con marcadas pérdidas, profundizando su tendencia a la caída, lo que llevó la tasa de riesgo país a saltar más del 4% y cerrar en 835, nivel que implica un nuevo máximo en lo que va del año.

Los analistas y operadores juzgaron como lógicas ambas reacciones. Después de todo, creen que se abrió un período de relativa calma cambiaria, más allá del refuerzo que anunció anteayer el BCRA a su estrategia al congelar el techo de la banda de flotación para tratar de estirarla hasta las elecciones, que tiene altas chances de sostenerse por unos dos meses más. Eso, sostienen, explica el repliegue del 1,2% con que se operó el dólar.

Pero a la vez intuyen que el resto de las medidas anunciadas pueden haber llegado tarde para propiciar una reactivación de la economía, lo que supone un riesgo, ya que a la vez tienden a aumentar la presión sobre las metas fiscales que se había fijado la administración Macri, y cuyo cumplimiento es precisamente el que gatilla la posibilidad de recibir los nuevos desembolsos crediticios del FMI.

"Lo que se vio es una reacción mixta muy lógica. Con la reducción de hecho aplicada por el BCRA al techo de la zona de no intervención cambiaria y el anuncio de la posibilidad de recurrir a una mayor suba de tasas si hiciera falta, se considera que el dólar tiene altas chances de mantenerse estabilizado hasta fin de junio y se van a ver más apuestas a eso. Al mismo tiempo, el mercado evalúa que las otras medidas no agregan soluciones y siguen complicando la herencia que recibirá la próxima administración, lo que aumenta la percepción de riesgo de reestructuración de la deuda", explicó a LA NACION el economista y consultor Hernán Hirsch.

Su colega José Echagüe, de Consultatio, cree que el mercado del dólar operó teniendo en cuenta las circunstancias actuales, en alusión a una plaza con predominio de la oferta. Pero advierte que, en adelante, su estabilidad dependerá de la credibilidad que gane el nuevo techo de la zona de no intervención. "Para que sea creíble es necesario que la inflación se modere en los próximos meses, de manera tal de no presionar tanto al tipo de cambio y no forzarlo a cruzar demasiado pronto dicho nivel", indicó en un informe.

Por lo pronto, ayer el billete arrancó la jornada con marcada tendencia a la baja y llegó a operarse a $41,30 para la venta mayorista, es decir, con un ajuste de $1,09 (o 2,6%) teniendo en cuenta su cierre previo a $42,39, antes de comenzar a rebotar hasta recortar a menos de la mitad esa caída y clausurar el día ofrecido a $41,90 (-1,2%).

Se trata de un ajuste que se registró pese a otra caída del 0,7% para el real de Brasil, y generó las condiciones para que la divisa vuelva a quedar ofrecida a la venta al público por debajo de los $43 (a $42,98).

Estos movimientos se complementaron con otros ajustes de precios registrados en los precios de los contratos de futuros del dólar, que cayeron del 1,8 al 2,9%, según los plazos. "Las tasas implícitas largas amagaron con recortar fuerte al principio, pero luego corrigieron. Eso indica que se arbitraron contra las tasas nominales en pesos, que se espera sigan altas. Así nos encontramos con los futuros operando arriba del límite superior de la ZNI, un valor que el BCRA no tiene por qué defender porque significaría garantizar una cobertura 30 puntos más barata que la tasa de las Letras de Capitalización (Lecap)", explicó el gerente de GMA Capital, Nery Persichini.

Daniel Chodos, estratega del Credit Suisse, coincide y evalúa como "esperable" la reacción del mercado. "Lo nuevo es la irrupción de una banda asimétrica que muestra la aversión del BCRA a una mayor devaluación del peso. Todo en momentos en que hay una creciente oferta de dólares por parte del sector agrícola y del Tesoro, lo que hace pensar al mercado que el dólar estará estable en el corto plazo", dice.

Señales de desconfianza

Las señales de inquietud las aportó la cotización de los bonos de la deuda argentina, que se operaron con pérdidas generalizadas y mayores a 1 dólar, lo que lleva a algunos, como el Bonar 2024, a rendir tasas de casi 16%, en un contexto de negocios que el analista Sebastián Cisa, del Gupo SBS, no dudó en calificar como "muy pesado".

Prueba de ello fue el nuevo salto que registró el costo de los seguros contra un posible default argentino a mediano plazo (5 años), que volvió a superar la barrera de los 900 puntos (cerró en 913). Se trata de un nivel muy cercano al máximo de 918 unidades que había alcanzado tras el último pico de la corrida contra el peso de 2018, a comienzos de octubre.

En la misma dirección se movió la tasa de riesgo país, que avanzó otro 4,2% para quedar en 835 puntos, es decir, a sólo 2 de las 837 unidades que había alcanzado el 27 de diciembre, que representa la mayor tasa de riesgo de la administración Macri.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.