Ballottage: proclamaron a las dos fórmulas

La Asamblea Legislativa consagró a los binomios Menem-Romero y Kirchner-Scioli para competir en la segunda vuelta
Laura Serra
(0)
9 de mayo de 2003  

El Congreso lució ayer como en sus mejores tiempos. El recinto estaba colmado y el tradicional salón de los Pasos Perdidos recuperó su habitual bullicio. Se vivía un momento inédito: por primera vez la Asamblea Legisla-tiva se reunía para proclamar las dos fórmulas presidenciales más votadas en las últimas elecciones. Ambas deberán competir, dentro de diez días, en una segunda vuelta electoral.

De esta manera, y en cumplimiento del artículo 120 del Código Electoral Nacional y 94 y 96 de la Carta Magna, los legisladores ratificaron que los binomios que integran Carlos Menem-Juan Carlos Romero (Frente por la Lealtad) y Néstor Kirchner-Daniel Scioli (Frente para la Victoria) serán los protagonistas del ballottage que se realizará el 18 del actual. De esa elección nacerá el futuro presidente, con mandato hasta 2007.

En rigor, la sesión fue sólo un trámite formal que duró sólo veinte minutos y en la que los discursos estuvieron ausentes. De todas maneras, los legisladores lo vivieron como lo que era, un momento histórico, ya que nunca antes nuestro país participó de un ballottage, sistema que se instauró en la reforma constitucional de 1994.

También fue la primera oportunidad en que los legisladores se cruzaron luego de las elecciones del 27 de abril último y después de varias semanas de parálisis parlamentaria. Algunos rostros eufóricos, otros no tanto, se entremezclaron en un ambiente de reencuentro que devolvió al Congreso su habitual espíritu. Además, la sesión de ayer marcó el retorno a sus bancas de algunos de los frustrados candidatos presidenciales, como Leopoldo Moreau (UCR), Elisa Carrió (ARI) y Alfredo Bravo (socialismo).

Como era de prever, los flashes fotográficos se concentraron en la senadora Cristina Fernández de Kirchner (PJ-Santa Cruz), posible futura primera dama y la legisladora más saludada en el recinto. También los flashes fueron impiadosos con su par Eduardo Menem (PJ-La Rioja), hermano del candidato del Frente por la Lealtad y rival de Kirchner. Ambos senadores se sentaron a una prudente distancia -señal de una enemistad de años que los separa- y mantuvieron, durante toda la sesión, el rostro adusto.

¡No!

La única nota que logró arrancar una sonrisa de los legisladores fue el blooper que protagonizó, sobre el final de la sesión, el secretario parlamentario del Senado, Juan Carlos Oyarzún.

Sucedió cuando la Comisión Legislativa (integrada por seis senadores y seis diputados), que revisó los resultados electorales que giró la Justicia, le entregó al presidente provisional del Senado, José Luis Gioja (PJ-San Juan), el acta definitiva. Esa acta debía ser aprobada luego por la asamblea.

"Según los resultados girados por la justicia electoral de los respectivos distritos, el binomio Menem-Romero obtuvo el 24,45 por ciento de los votos, mientras que Kirchner-Scioli obtuvo el 24,24 por ciento", leyó el secretario.

Automáticamente se escuchó un sonoro "¡no!" en el recinto -proveniente, sobre todo, de la bancada menemista- acompañado por algunas carcajadas. Oyarzún, un poco avergonzado, debió rectificar la lectura. "Perdón: Kirchner-Scioli obtuvo el 22,24% de los votos", aclaró.

Salvado el mal momento, la sesión transcurrió como estaba previsto: los legisladores, unánimemente, alzaron los brazos para ratificar los resultados electorales y para proclamar las dos fórmulas más votadas que participarán del ballottage. Ahora, los candidatos tendrán cinco días de plazo para ratificar por escrito su aceptación ante la Junta Electoral Nacional.

En caso de renuncia de una de las dos fórmulas, automáticamente quedará consagrada la otra. El interrogante que ayer merodeaba insistente en el Congreso es si esta posibilidad podría concretarse. Pese a las desmentidas públicas de Menem, los legisladores prefieren no arriesgar ningún pronóstico y dejan abierto el terreno a la especulación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.