Balza, una difícil sucesión