Barras bravas: los violentos juegan su partido con políticos y sindicalistas