Beliz regresará al gobierno a 10 años de abandonar a Menem

Se hará cargo del Ministerio de Justicia
(0)
21 de mayo de 2003  

Diez años después de su paso por el Poder Ejecutivo Nacional, Gustavo Beliz volverá allí donde consiguió buena parte de su fama política.

Con la esperanza de no volver a encontrarse con un "nido de víboras", tal como calificó en 1993 al gabinete de Carlos Menem, del que se fue cuando conducía la cartera de Interior, Beliz asumirá en el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos ante la "sorpresa" de buena parte del ambiente judicial y el enfoque puesto sobre algunos temas controvertidos: la relación con la Corte Suprema, el traspaso de la policía y la Justicia a la Ciudad de Buenos Aires, y la creciente inseguridad.

Según trascendió, Beliz podría estar acompañado por el fiscal de la Cámara del Crimen Norberto Quantin, aunque nadie cerca del flamante ministro quiso confirmarlo.

Con desprecio, en el círculo menemista a Beliz lo bautizaron Zapatitos Blancos. Era una ironía, lógicamente, surgida como respuesta al portazo que él pegó cuando dejó el gobierno del riojano, en 1993.

"Podrido" de aquel "nido de víboras", de acuerdo con la calificación que le asignó al entorno de Menem, Gustavo Beliz dejó entonces el Ministerio del Interior y empezó a darle forma a una carrera política que nunca había imaginado mientras se destacaba como periodista de la revista El Gráfico, muchos años antes.

Curiosamente, el flamante ministro se acercó a la política como redactor de deportes. Durante la década del 80, mientras escribía en El Gráfico, viajó a La Rioja para realizar una entrevista con el gobernador local. "Los personajes y el deporte" era el tema de la nota. El "personaje" resultaba, justamente, Menem.

Beliz volvió de La Rioja encandilado por el gobernador de patillas pronunciadas y carisma indisimulable. Comenzó a creer que se trataba del hombre necesario para darle un vuelco al país. Y tan convencido estuvo que lo promovió mediáticamente tiempo más tarde, desde la sección Política del vespertino La Razón.

El vínculo entre el político riojano y el periodista siempre se mantuvo. Primero, afectuosamente. Luego, en lo profesional: Beliz comenzó a escribirle los discursos a Menem.

El embelesamiento se rompió cuando el ex candidato a jefe de gobierno porteño ocupó la cartera de Interior.

Aquel crescendo permanente de la relación sufrió un corte abrupto al cabo de los nueve meses que duró el trabajo de Beliz en el gobierno de Menem. "Asqueado" del menemismo, de las "políticas corruptas" que le endilgó a la gente del ex presidente y de las "fullerías" que, entendió, convivían en el gobierno, Beliz elevó más que nunca su perfil para explicar los porqués de su partida.

Proyecto propio

Así, se marchó inmediatamente del gobierno, pero no de la política. Fundó Nueva Dirigencia y se postuló cuatro veces en la ciudad de Buenos Aires: primero perdió la Jefatura de Gobierno frente a Fernando de la Rúa; después fue elegido legislador local; más tarde, como vicejefe de Domingo Cavallo -uno de los pocos que rescataron de la interna menemista-, quedó segundo de Aníbal Ibarra, y, por último, competía ahora por el máximo cargo porteño.

Desde la oposición, trabajó en la Ciudad y fustigó las administraciones de De la Rúa y de Ibarra, hasta el punto de considerar "corrupta" a esta última. A los 40 años, este católico a ultranza que estudió Derecho en la Universidad de Buenos Aires vuelve al gobierno nacional. Diez años transcurrieron desde aquel portazo que le dio fama política.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.