Bielsa cambió el traje de candidato por el de canciller