Bordet, más cerca del Gobierno que de Urribarri