Bossio fue el blanco de la bronca kirchnerista