Brasilia cree que el respaldo dará tranquilidad al Mercosur