Brunelli conducirá la UOM por siete meses

Reemplazará a Miguel y a Guerrero
(0)
8 de mayo de 2003  

MAR DEL PLATA.- Aunque, a modo de homenaje, las sillas de los recientemente fallecidos dirigentes gremiales Lorenzo Miguel y Luis Guerrero se mantendrán vacías. El nuevo conductor de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) ya tiene nombre y apellido: Naldo Brunelli, que, por respeto a sus pares ausentes, sólo se convertirá en "representante legal" del gremio.

El dirigente, que es referente de la agrupación José Ignacio Rucci y ocupaba la Secretaría Administrativa del sindicato, fue propuesto anteanoche, en la reunión del consejo directivo, para dirigir el gremio hasta noviembre del año próximo, cuando se realicen las elecciones para renovar todos los cargos a nivel nacional.

"La propuesta fue por unanimidad", dijo Brunelli a LA NACION en un cuarto intermedio del congreso nacional de la UOM que ayer comenzó en esta ciudad. Hoy el dirigente será confirmado como titular del gremio por medio del voto de los representantes de las distintas seccionales de todo el país.

La moción del consejo directivo es que los puestos que Miguel y Guerrero ocuparon queden vacantes a modo de reconocimiento a los desaparecidos y emblemáticos líderes metalúrgicos.

Por eso se impulsará que Brunelli sea reconocido simplemente como "representante legal" de la UOM y no como secretario general, cargo que sólo volvería a ser ocupado por el ganador de las elecciones del año próximo.

En las horas previas a la reunión del consejo directivo se temían choques entre líneas internas que diferían en cómo se definiría la sucesión de los líderes fallecidos. Una disputa que, a su vez, estaba directamente relacionada con la batalla entre Carlos Menem y Eduardo Duhalde.

Ricardo Monteverde, de la agrupación Augusto Vandor y alineado en las filas del menemismo, habría especulado con que el cargo de primer vocal que ocupa en el consejo directivo le permitiría quedarse con la conducción a partir de un artículo del estatuto que establecería una línea sucesoria natural.

Por su parte, Brunelli, que cuenta con el apoyo del intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, alineado con Duhalde, llegó con la idea de dejar en manos de los congresales la definición del nuevo titular de la UOM.

Con ideas similares arribó Francisco Gutiérrez, de la agrupación Felipe Vallese y enrolado en el Polo Social Miguel.

"En ningún momento temimos por la fractura de la UOM", destacó Brunelli, que recalcó que las distintas líneas internas representadas en el consejo directivo avalaron "por unanimidad" su designación como nuevo hombre fuerte del gremio.

Miguel, que había asumido el secretariado general en marzo de 1970, se mantuvo en el cargo hasta su muerte, el 30 de diciembre último. Su sucesor fue uno de sus máximos rivales internos, Luis Guerrero, que murió el pasado domingo, víctima de un paro cardiorrespiratorio.

Este vacío de poder se da en un momento en que el gremio atraviesa una grave crisis: apenas le quedan por estos días unos 40.000 de los 60.0000 afiliados que supo tener en el apogeo de la industria metalúrgica nacional.

Brunelli le dijo a LA NACION que se advierte cierta recuperación en el sector y que entre los objetivos del gremio, que son motivo de debate en este congreso, se encuentran la recuperación del salario -reclaman la incorporación de una suma de 200 pesos- y el impulso de la producción y la generación de fuentes de trabajo. Los hombres de la UOM sostienen que estos planteos también se repetirán ante el presidente que resulte electo en el ballottage del próximo 18.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.