Suscriptor digital

Buscan ampliar el armado electoral del PJ no kirchnerista

La alianza que tejieron Massa, Schiaretti, Pichetto y Urtubey explora alianzas con partidos provinciales
La alianza que tejieron Massa, Schiaretti, Pichetto y Urtubey explora alianzas con partidos provinciales Fuente: Archivo
Mariano Obarrio
(0)
31 de octubre de 2018  • 12:15

El Peronismo Federal comenzó a construir el tinglado partidario para competir contra el gobierno de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de 2019. Si bien no cuenta con el sello del Partido Justicialista, que preside José Luis Gioja, comenzó a dialogar y a negociar con muchos partidos provinciales para constituir un frente electoral dentro del cual se enfrentarían todos sus precandidato presidenciales.

Por ahora, la mesa de conducción del peronismo antikirchnerista la componen Sergio Massa , Juan Manuel Urtubey , Juan Schiaretti y Miguel Pichetto . Según confiaron a LA NACION fuentes del sector, comenzaron las tratativas con las fuerzas provinciales que gobiernan los distritos de Santa Fe, Misiones, Santiago del Estero, Neuquén, Río Negro y Chubut.

"Vamos a construir consensos y alianzas con varios partidos provinciales y muchos de ellos son viejos desprendimientos del peronismo", señaló uno de los referentes del Peronismo Federal.

En función de ese armado político, en las elecciones primarias abiertas y simultáneas (PASO) del 11 de agosto próximo podrían competir como precandidatos el exdiputado y exintendente de Tigre Sergio Massa; el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el jefe del bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto. Es muy probable que se sume a ese lote el gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz . Massa y Pichetto podrían terminar constituyendo una sola fórmula.

Si bien fueron públicas las reuniones y conversaciones con el socialismo de Santa Fe -con Lifschitz y con Miguel Bonfatti-; con la titular del GEN, Margarita Stolbizer, con Humberto Tumini (Libres del Sur), y con Ricardo Alfonsín, alejado de la UCR y de Cambiemos, también comenzaron negociaciones con otras fuerzas provinciales. Los socialistas santafecinos se sumarían al PJ que postularía para gobernador a Omar Perotti.

En Misiones, el Peronismo Federal buscará sumar al Frente Renovador por la Concordia Social, que lidera el gobernador misionero Hugo Passalacqua. En Santiago del Estero, las negociaciones avanzan con el Frente Cívico y Social del gobernador Gerardo Zamora.

En Neuquén, buscarán agregar al armado partidario al Movimiento Popular Neuquino (MPN) que conduce el gobernador Omar Gutiérrez. En Río Negro, la apuesta será por Juntos Somos Rio Negro, del gobernador Alberto Weretilneck. Y en Chubut negocian con el mandatario Mariano Arcioni, que lidera Chubut Somos Todos, partido fundado por el fallecido Mario Das Neves.

Passalacqua, Zamora, Gutiérrez, Weretilneck y Arcioni suelen ser asiduos visitantes de la Casa Rosada, donde cultivan una buena relación con Macri y con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , para negociar recursos y obras para las provincias.

Lifschitz, en cambio, tiene una relación más tensa con el macrismo por el reclamo de una deuda que Santa Fe le reclama a la Nación por 50.000 millones de pesos por un fallo de la Corte Suprema que le reconoció en forma retroactiva los recursos que por varios años le retuvo la Anses de la coparticipación federal.

Excepto el socialismo, todos ellos son partidos que tienen un electorado tradicionalmente afín con el peronismo. El frente misionero, el santiagueño y los rionegrinos eran viejos aliados del kirchnerismo. Los chubutenses nacieron en el peronismo ortodoxo, con Das Neves, pero siempre estuvieron enfrentados a Néstor y Cristina Kirchner.

Por su parte, si bien el MPN es un viejo desprendimiento del PJ, los neuquinos siempre fueron independientes del kirchnerismo, pero mantuvieron buenas relaciones con la Casa Rosada por la obligación de mantener el flujo de recursos y de obras públicas.

En la actualidad Gutiérrez suele tener una relación más que fluida con el gobierno macrista, aunque en la provincia Cambiemos tiene su propia estructura liderada por el intendente de Neuquén Horacio "Pechi" Quiroga.

Por otra parte, el Peronismo Federal también trabaja en Mendoza con un sector del Partido Demócrata. En la provincia de Buenos Aires, la figura más relevante de los federales es Massa, aunque el grueso de la intención de voto en el conurbano la tiene la ex presidenta Cristina Kirchner .

También Florencio Randazzo cuenta con intención de voto y ocupará algún lugar en el armado de la estructura electoral.

Al igual que el PJ nacional que controla Gioja, el peronismo bonaerense, hoy conducido por Gustavo Menendez, intendente de Merlo, tampoco está en manos del Peronismo Federal. Y el 17 de diciembre próximo pasará a manos de Fernando Gray, intendente de Esteban Echevarría que también apoyará al kirchnerismo.

Por otra parte, el peronismo anti K espera más apoyos de los tradicionales gobernadores peronistas Sergio Uñac (San Juan), Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Daniel Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), y Carlos Verna (La Pampa). De ese modo, el kirchnerismo se haría fuerte en el conurbano bonaerense y el peronismo histórico prevalecería en el interior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?