López, el hombre de traje azul, con un discurso articulado y olvidos selectivos