Bush pidió un plan económico "sostenible"

Según su vocero, le dijo al presidente argentino que trabaje "estrechamente" con el FMI y otros organismos para elaborarlo
(0)
30 de diciembre de 2001  

En medio de sus vacaciones en Texas, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, se comunicó con el mandatario interino argentino, Adolfo Rodríguez Saá, para plantearle la necesidad de que el país trabaje en forma estrecha con el FMI y otras instituciones financieras para desarrollar "un plan económico sostenible", dijo la Casa Blanca.

"El presidente enfatizó la necesidad de que el gobierno argentino desarrolle un plan económico sostenible y trabaje estrechamente con el FMI y otras instituciones financieras internacionales para hacerlo", dijo a la prensa Scott McClellan, vocero de la Casa Blanca, en Crawford, Texas, donde Bush pasa sus vacaciones. McClellan dijo que Bush respondió a una llamada telefónica que le había hecho el presidente Adolfo Rodríguez Saá "hace unos días".

La conversación entre los dos presidentes, según relataron fuentes del gobierno argentino, fue "breve", aunque el mandatario norteamericano dejó en claro que "está al tanto" y "totalmente comprometido" con la situación del país. En el gobierno argentino interpretaron la llamada como una muestra de apoyo por parte de Bush y destacaron que el mandatario norteamericano le transmitió "su apoyo para los países amigos".

Bush había señalado anteayer que estaba dispuesto a brindar a la Argentina "asistencia técnica" a través del FMI para resolver su severa crisis económica, pero que antes el gobierno de Rodríguez Saá debía "poner la casa fiscal y la política monetaria en orden".

"La clave para la Argentina es que desarrolle un plan que muestre una vitalidad económica sostenible y crecimiento económico", dijo Bush.

Preocupación regional

Ya el miércoles Bush había tratado el tema de la crisis argentina en conversaciones telefónicas con los presidentes de México, Vicente Fox; Chile, Ricardo Lagos, y Uruguay, Jorge Batlle. "Lo que hemos comunicado al gobierno argentino y a nuestros amigos en la región es que estamos dispuestos a ayudarlos a diseñar el plan si nos piden consejos técnicos", dijo el mandatario norteamericano.

La llamada telefónica de Bush a Rodríguez Saá fue inmediatamente anterior a las comunicaciones que mantuvo con el presidente de Paquistán, Pervez Musharraf, y el primer ministro de la India, Atal Behari Vajpayee, a los que les reclamó que cooperen para evitar que se desate una guerra entre ambos países.

La administración de Bush no pudo escapar a las críticas en su propio país por la crisis argentina. La declaración de la cesación de pagos del país fue considerada un golpe para el FMI y para los Estados Unidos, según distintos diarios y economistas norteamericanos.

En una dura nota, The New York Times señaló que el gobierno de Bush prefirió distanciarse de los crecientes problemas de la Argentina. La administración norteamericana también fue criticada por otorgar un trato preferencial a Turquía ante situaciones similares. Mientras que la economía turca fue auxiliada con partidas extraordinarias, la Argentina fue dejada librada a su suerte, según la opinión de distintos analistas estadounidenses.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.