Cafiero dejaría el bloque justicialista

Dice que se siente abandonado por sus pares y que pedirá el juicio político de un funcionario involucrado en el escándalo
Dice que se siente abandonado por sus pares y que pedirá el juicio político de un funcionario involucrado en el escándalo
(0)
22 de agosto de 2000  

El senador Antonio Cafiero (PJ- Buenos Aires) asegura no tener pruebas sobre el presunto pago de sobornos del Gobierno a los senadores para destrabar la ley de reforma laboral.

Sin embargo, el legislador anticipó a La Nación que analiza separarse de su bloque porque lo dejó solo en la investigación de este escándalo y que, además, pedirá el juicio político de un funcionario del gobierno aliancista, al que no quiso identificar, que aparece involucrado en esta operación.

El senador bonaerense se reunió ayer con sus pares Jorge Villaverde (PJ-Buenos Aires) y el disidente justicialista Héctor Maya (Entre Ríos) para conversar sobre el clima de tensión que se apoderó del Senado. "Es la peor crisis que vive el Parlamento en los últimos 15 años", manifestó el legislador, que recibió anoche a La Nación en su residencia de San Isidro.

Cafiero fue el primero en pedir en el recinto que se esclarezca esta denuncia. Ayer rompió el silencio que mantuvo desde que los rumores comenzaron a convertirse en una situación difícil de controlar. "Cuando hablé en el recinto sentí un temblor en las piernas porque tuve la sensación de que entraba en un lodazal", relató en una entrevista con La Nación . -Usted fue uno de los impulsores de esta investigación. ¿Hay voluntad en el Senado para avanzar?

-El origen de esto es una nota publicada por un prestigiosísimo cronista ampliamente conocido, Joaquín Morales Solá, publicada en un diario de la jerarquía de La Nación , donde se hace mención expresa de la posibilidad de que hubieran existido favores personales para algunos senadores. Es muy grave, yo he oído algunas otras cosas pero nunca de la entidad y de la seriedad de lo que salió publicado en La Nación que, por otra parte, ha sido expresamente avalado por la conducción del diario. Planteo la cuestión de privilegio, no para citar la periodista, sino para mantener una conversación con él.

Antes, mandé una nota al presidente de mi bloque (Augusto Alasino) pidiendo una reunión urgente, pero no recibí respuesta. Pasaron ocho días y presenté la cuestión de privilegio.

-¿Por qué no lo planteó directamente en el bloque?

-Era muy grave. Quise dar un testimonio expreso de un pedido que en una reunión verbal no queda tan explícito.

-¿Antes que saliera la nota en La Nación , ya había tenido algún otro indicio o conocía rumores?

-No. Empecé a atar cabos y comencé por el episodio de la Banelco, la famosa frase que se le atribuyó al ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, para "comprar" senadores. Eso se diluyó.

-¿Usted conversó con senadores de su bloque sobre el tema?

-Sí, con algunos de ellos. Obviamente, ninguno de los senadores con los que hablé me dio elementos para verificar la verosimilitud de la versión.

-¿Alguno admitió que cobró?

-No, ninguno.

-¿Por qué el senador Pedro Del Piero dijo que usted le había comentado eso?

-Debe ser un exceso en la imaginación de Del Piero. Yo nunca dije que algún senador confesó haber recibido una prebenda.

-¿Con qué pruebas impulsará una investigación?

-Tengo elementos indirectos como, por ejemplo, que el Presidente desechó esta versión por ridícula y ahora pide que se investigue. O el anómino que apareció, que creo que es abyecto. También es desconcertante que el vicepresidente Alvarez lo haya leído. -¿Usted sospecha o sabe?

-Tengo sospechas. No tengo pruebas ni indicios serios concordantes. Tengo sospechas por la entidad que ha tomado este problema. Cuando un periodista de la talla de Morales Solá hace estas denuncias...

- ¿Usted no fue a hablar con Alvarez antes de la nota?

-No, después de la publicación, para transmitirle mi angustia. "Chacho" me dijo que él en esto no se metía. Después cambió de opinión.

- ¿Cómo lo interpreta?

-Porque han crecido los indicios. Noto que la sospecha se ha instalado en un sector de la sociedad.

-Sin embargo, la sensación es que este tema morirá porque nadie se anima a dar nombres.

-Será porque faltará la decisión de investigar a fondo o habrá compromisos que yo no conozco para que no se llegue hasta las últimas consecuencias. -¿No es la palabra de uno contra la de otro?

-No estoy tan convencido de que esto sea imposible de probar. Si se hace una investigación a fondo pueden aparecer más indicios.

-¿Cómo está la relación con el bloque del PJ?

-Muy probablemente yo me retire del bloque justicialista porque no he sido acompañado por su conducción.

-¿Además de no haberse sentido acompañado, tampoco quiere quedar manchado?

-No es eso. No he sido eficientemente acompañado por la mesa del bloque. Me siento solo...

-¿Por qué cree que la mesa del bloque no lo ha acompañado?

-Se lo puede imaginar usted...

- ¿Se va a unir al bloque justicialista disidente?

-No. Voy a formar un bloque aparte. Por ahora es una idea que estoy madurando. Si hacemos una investigación a fondo, van a ver que la gran mayoría de los senadores no está involucrado en esto. No estarían...

-Quiere decir que la minoría, sí.

-Es una idea...

-Usted votó la ley laboral por disciplina partidaria.

-Yo estaba contra la ley laboral y tenía todo un discurso en ese sentido, pero que después terminó en un voto positivo, algo que desorientó a mucha gente. En la reunión del bloque pedí permiso para abstenerme... Calcule cuál pudo ser mi reacción cuando esta sospecha comenzó a instalarse... Soy el rey de los bo... Yo hice de esto una cuestión principista, disciplinada, y alguien se está aprovechando de esto, tal vez para lucrar.

- ¿Se siente un traidor?

-No, no he delatado a nadie y busco la verdad. No soy el culpable de los que pueden haber delinquido.

-¿Es la primera vez que se rompe en el Senado el espíritu corporativo?

-Algunos hemos contradecido el espíritu corporativo del Senado. No me quiero agrandar en esta circunstancia porque en este momento tengo más peso sobre mis espaldas..., pero yo lo pensé muy bien.

Y créame que sólo con un gran gesto, como los que yo solía tener en mi juventud, pude desafiar la inercia, el no te metás , cuidado porque te van a castigar , te estás tirando encima todo el establishment político del país .

Todo eso lo pensé entre una conversación que tuve con Eduardo Menem al mediodía y las cuatro de la tarde, en que comenzó la sesión. Y te confieso: cuando empecé a hablar sentí un temblor en las piernas porque tuve la sensación de que entraba a un lodazal, a un pantano y que no sé cómo voy a salir de esto (golpeando el escritorio). Pero tengo la obligación moral de hacerlo y no me voy apoder mirar en el espejo ni podré hablar con mis hijos si yo no me juego en esto, aunque quede solo.

-La sensación es que usted tiene más que sospechas.

-Voy a seguir adelante porque ahora tengo muchos más aliados. Esto, mal que les pese a los que intervenieron en el asunto, los va a frenar para que no sigan con este tipo de operación en el futuro. Y los que seguramente hicieron esto, porque piensan que todos los PJ son corruptos, deben saber que no todos los peronistas son corruptos.

-No se puede desconocer que durante el gobierno de Menem también hubo versiones de prebendas...

-No quiero abrir juicios. Esto decidí asumirlo con todos los costos y todas las consecuencias que tendrá para mí. Estoy pensando seriamente en un juicio político a uno de los funcionarios que aparece enfocado como participante en esta supuesta operación.

-¿A quién?

-Me va a permitir que por ahora guarde reserva. Tengo que reunir más elementos de juicio.

-¿Cómo se puede avanzar en un juicio sólo con sospechas?

-Bueno..., las sospechas generan indicios y éstos pueden ser ratificados. Esta cuestión tiene tres aspectos: uno ético, el que me movió a mí, que es la defensa del cuerpo al que pertenezco. Después, una cuestión política: qué papel cumple el bloque justicialista en la política nacional. Hasta dónde es admisible que la conducción del bloque se haya entrevistado con el Presidente para que los abrace y les diga que son puros y santos. Y después está la cuestión penal. Por eso cuando me quieren apretar con que no doy pruebas, es falso. Porque si yo hubiera sido el denunciante tienen la razón de pedirme pruebas, pero yo no lo he sido.

-En realidad, el juicio político sería contra un funcionario porque el otro nombre que circula no pertenece al Gobierno.

-Usted está dando por cierta una versión. No es ninguno de los dos.

-¿Es el funcionario de la Banelco entonces?

-(risas)...

-¿Cómo termina esta historia?

-¿Habrá algún quebrado? La conciencia existe...

Cronología de rumores

29 de marzo: el sindicalista Hugo Moyano denuncia que el ministro Flamarique se jactó de "tener la Banelco" para lograr el voto de legisladores del PJ.

26 de abril: el Senado aprueba la ley de reforma laboral.

25 de junio: el columnista de La Nación Joaquín Morales Solá publica, por primera vez, que habrían existido favores personales a los senadores peronistas, tras la aprobación de esa ley.

12 de julio: el senador Antonio Cafiero presenta una cuestión de privilegio.

9 de agosto: De la Rúa se reúne con senadores del PJ, les ratifica su confianza y califica las versiones de "absurdas".

15 de agosto: Morales Solá publica que varios miembros del Gobierno estaban al tanto, por lo menos dos meses antes, de las versiones de coimas. Terragno confirma que sabía del tema.

16 de agosto: De la Rúa y Raúl Alfonsín analizan las denuncias.

17 de agosto: De la Rúa solicita aclaraciones al Senado.

18 de agosto: Carlos Alvarez y Rodolfo Terragno reclaman pruebas a los senadores del PJ bonaerense Cafiero y Jorge Villaverde (quien también presenta una cuestión de privilegio).

19 de agosto: Alvarez reclama a Cafiero y a Villaverde que revelen detalles del presunto soborno.

20 de agosto: Villaverde reclama al vicepresidente que aporte pruebas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.